Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

QUINTO Objetivo del Milenio

Ocho Objetivos del Milenio

Quinto Objetivo: Mejorar la Salud materna

En un mundo donde la población alcanzará este año la cifra de 7.000 millones de personas, iniciativas que beneficien mejorar la salud materna adquieren indudable relevancia. Las metas proyectadas torno al 5º Objetivo, se centran en dos puntos:

  1. Reducir para el 2015 la mortalidad materna al 75% respecto a los valores de 1990

  2. Lograr el acceso universal a la salud reproductiva

 Alrededor de 600.000 mujeres mueren por complicaciones durante su embarazo y parto. Y son 8.000.000 de niños (OMS, 2008) los que fallecen antes del primer año de vida por causas evitables. La variación en índices de  mortalidad materna depende de diversos factores, entre los que se destacan  las áreas (rurales o urbanas) donde viven las mujeres,  los relativos  a sus condiciones económicas y a la asistencia que reciben por parte de personal especializado durante su embarazo.

Los países asociados a las Metas del Milenio deben responder con planes nacionales de salud, esto comprende entrenamiento y formación de recursos humanos, proyectar la financiación de infraestructura sanitaria adecuada y  realizar una evaluación constante de los progresos o retrasos que se produzcan en las planificaciones.

Dentro de las principales causas de muerte materna se encuentran:

Hemorragias

Sepsis

Aborto

Anemia

Embolia

Desnutrición

Siguiendo el propósito de favorecer la salud reproductiva y atender el origen de estos decesos, UNICEF ha propuesto como índice que las mujeres deben consultar cuatro veces a profesionales antes del parto. Se ha podido constatar que en Latinoamérica entre 1990-2008 el porcentaje de  mujeres atendidas creció de un 79 a un 94%, en cambio,  es desalentador el dato de que 1 de 3 mujeres que habitan en zonas rurales de países en vías de desarrollo, recibieran solo una vez atención de personal capacitado.

Las estrategias deben concentrarse en atender a niños y mujeres en condiciones de vulnerabilidad. Por eso, otro aspecto a relevar es el nivel educativo que tienen las madres, en particular las de edad adolescente. Las cifras indican que la tasa de nacimiento en estos casos es cuatro veces mayor en jóvenes que no han recibido educación. Evaluar estos valores implica cotejar cuan estables y efectivos son los programas de planificación familiar que establecen los estados.

La democratización en términos de salud reproductiva involucra que todos los individuos, sin importar su sexo, edad, raza, condición social o política, credo o preferencias sexuales, tienen el derecho a recibir información, a la libre decisión y a beneficiarse de los avances científicos y tecnológicos, así como a recibir servicios de calidad con eficiencia y oportunidad.

Actualmente se ha alcanzado un consenso mundial respecto al valor que deben alcanzar todas las etapas reproductivas; control prenatal, embarazo, parto y postparto. Esto también requiere considerar la prevención de embarazos no deseados y su cara más oscura, la creciente recurrencia a abortos encubiertos, circunstancias que dependen de políticas concatenadas. Entre ellas, las que permitan el acceso a métodos anticonceptivos eficaces.

El objetivo que persigue la ejecución de estas políticas se relaciona con promover una sexualidad responsable y segura. Como contraparte, estudios de la OMS señalan que el aumento en la adopción de estos métodos durante el período 2000-2007 ha sido menor respecto a la década del ’90.

Bajo este panorama, los programas diseñados afrontan que lograr estabilidad en estos procesos comporta múltiples obstáculos los cuales  requieren ir al encuentro de la diversidad cultural, económica y geográfica que representa cada nación. En consecuencia, se establecieron una serie de indicadores compuestos por trazadores y coberturas que en la actualidad se utilizan para monitorizar los avances a nivel global, a saber:

Trazadores:

Razón de mortalidad materna

Mortalidad en la niñez (< de 5 años-con la proporción de muertes neonatales)

Niños < de 5 años con baja talla para la edad

Coberturas:

Satisfacer las necesidades de anticoncepción

Cobertura de control prenatal (recibir 4 controles previos al parto)

Profilaxis antirretroviral en embarazadas HIV positivas. Orientada a  prevenir la transmisión vertical de HIV

Aumentar el personal capacitado para atender el parto

Cuidados postnatales para la madre y el niño ( posterior a 48 horas del parto)

Lactancia materna exclusiva por 6 meses

Tres dosis de vacuna triple bacteriana (Difteria, Pertusis y Tétano)

Niños con neumonía, tratados con antibióticos.

Solo su mención nos aproxima a la complejidad de los progresos en torno a este Objetivo. Si bien la mirada sobre el papel que ocupa la mujer en la sociedad se ha modificado progresivamente, el impacto destinado a emponderar temáticas de género, reformular estilos de vida y asegurar cuidados en salud reproductiva, aún no es equitativo u homogéneo a nivel mundial. Abarca considerar aspectos tan disímiles como incluir estrategias para núcleos indígenas, atender situaciones en regiones rurales, mantener y sumar presencia de personal capacitado, particularmente en lugares críticos de Asia y el sur de África, donde se concentra el mayor número de decesos o sensibilizar en espacios donde existe prevalencia de comportamientos sexuales de alto riesgo. A la monitorización referida, debe agregarse la rendición de cuentas de los estados partícipes sobre las campañas, empleo de recursos y ejecución de políticas a niveles regionales e internacionales.

Las cifras nos muestran que el riesgo de mortalidad materna es 3 veces mayor en mujeres indígenas, las cuales sufren una fuerte discriminación. Los programas enfrentan la realidad que alcanzar un equilibrio entre el respeto a sus costumbres o tradiciones para ejercer su sexualidad y concientizar al personal sanitario para establecer  vínculos con las futuras madres que se traduzcan en  alcanzar igualdad para las comunidades que componen, es uno de los principales retos que afrontan estas metas.

Lograr que acudan a los centros de salud, es el primer signo de esta problemática.

“No concurren porque las discriminan”

“La hostilidad contra las indígenas las lleva a parir en la selva”

“Estigmatización y degradación las alejan de los centros sanitarios”

Son algunas de las impactantes afirmaciones expresadas en este artículo.

Cuando hablamos de salud reproductiva, debemos entenderla como la capacidad que tienen las personas para disfrutar de una vida sexual plena, sin riesgos. Para ello deben contar con información adecuada y por ende, la libertad de tomar decisiones responsables respecto a su sexualidad.

Los programas se basan en tres ejes:

Derecho a recibir información

Respeto a los derechos sexuales y reproductivos de las personas

Derechos al acceso a servicios sanitarios de calidad

Un grupo vulnerable, sobre el cual se plantea un especial enfoque, es el de las adolescentes. Aquí las estrategias se concentran en garantizarles el recibir información y educación para disminuir embarazos no deseados, abortos inducidos y brindarles espacios que promuevan una concientización sobre estos temas, lo que básicamente puede lograrse ayudándoles a conocer el ejercicio responsable y seguro de sus derechos sexuales y reproductivos.

Los números en Latinoamérica

Cada año fallecen 400.000 niños menores de cinco años, entre ellos el 60% de estas muertes ocurre en el periodo prenatal. La OMS ha recomendado se conformen Comités de mortalidad materna y neonatal, pero en America Latina, la adopción de  políticas continuas para investigar las causas de las defunciones y el establecimiento de auditorías a los proveedores de salud, léase, instituciones estatales y/o privadas, es aún bajo.

En tanto, son 25.000 las mujeres que mueren anualmente en el transcurso de su embarazo. El 20%  de los países más pobres, donde destacan Haití y Bolivia, concentra el 50% de las muertes maternas.

En Argentina: que cada muerte, importe.

Nuestro país pese a la adhesión realizada en el 2000 en el marco de la ONU de alcanzar las metas propuestas mundialmente, teniendo como base los indicadores (trazadores e implementación de coberturas) del 1990,  el registro de muertes maternas no presenta avances concretos.

Las cifras del Ministerio de Salud, señalan que en 2009 los índices de mortalidad materna fueron de 55 cada 10.000 niños nacidos vivos. Valor superior respecto al 2008, de 44 sobre 10.000.

Otra forma de transparentarlos es comparar los valores del 2000 donde esta tasa de mortalidad materna era del 34,9% mientras que llegó  al 40% en el 2008, siguiendo datos oficiales.

Los números así expresados son fríos y pueden verse incluso como mínimos. Sin embargo, Argentina supera en tres veces la tasa de mortalidad materna de Chile (19%) y Uruguay (11%). Así constatados, el propósito equiparable de alcanzar a estos países  no se cumpliría; la mejor proyección indica que hacia 2015 de no tomar intervenciones eficaces, llegarían a un 38%.

Si bien los datos toman como referencia fases del embarazo y parto, un alto porcentaje correspondería a abortos, circunstancias que serían prevenibles si existiera una política de ejecución efectiva del Programa de Salud Sexual y Reproductiva, originado en 2003. Dentro de sus tópicos, la planificación debería brindar asesoramiento integral y entrega gratuita de métodos anticonceptivos.

Hacia 2006 el alcance de estos métodos era del 76,3%. Sin embargo, desde el 2008 la entrega de anticonceptivos, particularmente a las poblaciones más pobres, no tiene continuidad, ya que el Ministerio de Salud ha mostrado dificultades en su compra, trabas burocráticas y administrativas para su correspondiente provisión.

Respecto a los abortos en Argentina según advierte la FEIM (Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer) existe un notorio sub-registro, ocurren en una clara clandestinidad. Mientras que dentro de un plan eficaz de salud reproductiva que incluyera conocimientos básicos en educación sexual y accesos seguros a métodos de planeación materna,  serían muertes evitables.

Se calcula que anualmente se practican de 460.000 a 500.000 abortos, los cuales en su mayoría no son llevados a cabo en condiciones sanitarias adecuadas. El subsecretario de Salud Comunitaria Guillermo Gonzalez, ha admitido acerca de la mortalidad materna, que “no se ha trabajado en cuatro puntos fundamentales”.

La creación de bancos de sangre, para el tratamiento oportuno de hemorragias

Previsión adecuada de daños (relación madre-hijo) producido por abortos

Fallas para detectar en forma temprana infecciones

Dificultades para detectar casos de hipertensión

En síntesis, factores y situaciones claramente previsibles. Todos estos datos, hacen necesaria la reflexión de redoblar el esfuerzo a nivel institucional y de los integrantes de los equipos de salud por otorgar visibilidad y ofrecer educación sexual en forma continua, adecuada al grupo comunitario de referencia y  adicional a la que se efectúan en algunas escuelas.

Como declara la FEIMel 5º Objetivo del Milenio es el menos logrado en la Argentina y es evidente que no constituye una prioridad política del estado”. A propósito de las estadísticas puestas a analizar, el ex -ministro de Salud Pública, Gines González García reconoció que es el indicador más estancado” de las Metas propuestas al 2015.

Para terminar y, como siempre, los invitamos a dejarnos su opinión, les dejamos unas palabras para reflexionar de Halfdan Thomas Mahler, citadas en un estudio del CEDES, de su discurso en Nairobi, sobre Maternidad sin riesgo.

“La mortalidad materna ha sido una tragedia descuidada y se ha descuidado porque las personas que las sufren son personas ignoradas, con menos fuerza e influencia sobre cómo deben emplearse los recursos nacionales, son pobres y por encima de todo, son mujeres”.

Prof. Farm. Silvia Chort

*****

Fuentes Consultadas-Recomendadas

AAGOP: Asociación Argentina de Ginecología y Obstetricia

CEDES: Centro de Estudios de Estado y Sociedad

FEIM: Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer

IPS: Inter Press Service. Red de Periodistas

Ministerio de Salud: organismo oficial en Argentina
 

 

Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
 © COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados