Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

 

SEGUNDO Objetivo del Milenio


Lograr la Enseñanza Primaria Universal

"El mundo que vamos a dejar a nuestros hijos depende, en gran medida, de los hijos que dejemos en nuestro mundo" (Saez Crespo, Majadahonda, 1999)

Le ha sido reintegrado a la Educación un protagonismo esencial en el inicio del siglo XXI incidiendo en un balance que le era negativo respecto a parámetros rectores netamente económicos. Papel que se fué dilatando merced al impulso cobrado por la denominada Sociedad del Conocimiento como por la lectura que las comunidades han realizado pensando en la necesidad de su propia evolución y perfeccionamiento.

El correlato indica que en los años sesenta ya se advertía sobre un analfabetismo funcional y al término de aquella década se correspondían los términos alfabetización y desarrollo. La conceptualización de la Educación derivaba en campañas masivas, pronunciándose a mediados de los setenta las denominadas necesidades básicas de aprendizaje y la visión iba siendo cada vez más extendida con la globalización como horizonte adquiriendo en los '90 una redefinición del papel de los recursos hasta el momento empleados, lo que progresivamente devendría en el formidable, avasallante protagónico de las TIC en el mundo. Estos capítulos culturales incidieron en un continuo para culminar en la Declaración Mundial en Jomtien, implicando la formulación de un aprendizaje para toda la vida valido para todos los estratos de la sociedad: niños, jóvenes y adultos, exponiéndose la necesidad de un alcance que fuese más allá de la propia escuela; esta simiente proyectaba fundar una Educación para Todos.

Estos fueron los cimientos que estimularon un objetivo que suena en millones de oídos en forma vaga y pueril: alcanzar la Enseñanza Primaria Universal.

Esta segunda meta sin embargo no es simple. Basta observar la diversidad de situaciones de inequidad cultural que hoy exhibe el mundo en que vivimos. Se había fijado en Jomtien una valoración de los progresos alcanzados al término del decenio y ésta se llevó a cabo en la llamada Evaluación Global 2000.

  • 82 millones de niños se habían sumado a la inscripción del período primario escolar

  • en los países desarrollados la matricula superaba poco más de un 80%

  • se registraba una ligera mejora en la igualdad de géneros por aumento leve de la inclusión y permanencia de niñas en las instituciones escolares

  • sin embargo los índices de deserción y repetición como los niveles de alfabetización presentaban altos grados de diferenciación y heterogeneidad de resultados en diversas regiones del mundo

En Jomtiem se programaba que esta Educación para Todos significara el acceso universal a la Educación primaria y objetivos mensurables tales como que un 80% de alumnos a la edad estimada en 14 años certificara formación expresada en niveles, capacitación en competencias y habilidades de aprendizaje. Además planificaba la reducción a la mitad de la tasa de analfabetismo en adultos como las principales señales de progreso en esta área.

La innovación en la conducta que generaba la educación se traducía en mejoras de las condiciones de empleo, producción, como en un mejor abordaje por modificación de creencias que pudieran implicar retrasos en situaciones vinculadas a la salud. Sin embargo el recorrido fue transparentando innumerables conflictos, surgido de los procesos institucionales-financieros, el trastoque de objetivos que representó la capitalización económica en unos pocos protagónicos, la escasa capacitación para lograr progresos continuos junto a un imbricado cambio de modelos mentales los que no eran asumidos en forma conjunta. Se precisaban nuevos recursos y metodologías de innovación escolar. Los contextos comenzaron a producir una decantación en sus respuestas, su diversidad era todo un desafío.

Todos estos avatares confluyeron en el encuentro en Dakkar (2000) donde se propusieron nuevas metas y estrategias postuladas hacia el 2015, acerca de las que hoy podemos reflexionar:

  • la eliminación en la disparidad de géneros en 2005. La equidad de géneros en 2015

  • inicio a la educación inicial integrada, para asegurar la inclusión de niños en situaciones sociales en desventaja y en condiciones de vulnerabilidad

  • acceso general a la educación y formación para el aprendizaje permanente

  • programas de habilidades para la vida y la ciudadanía

  • asegurar educación primaria de libre acceso, obligatoria y de calidad

Estas metas precisaban un abordaje estratégico que forzosamente requería una disminución de las condiciones de disparidad al acceso, por ahí había que empezar: la puerta a la educación no estaba abierta para todos debido a los escenarios de migración, conflictos armados, situaciones de pobreza y aún de indigencia, tampoco los espacios que se ofrecían públicamente ofrecían un panorama acorde a la ineludible Sociedad del Conocimiento, no existía una paridad real entre continentes, no había políticas claras en gobiernos cuyos gestores del área precisaban ser capacitados, en muchos casos tampoco podía ofrecerse una educación de calidad; todos estos hechos - y otros de inexorable enumeración - solicitaban la participación de la sociedad civil, una mejora en la programación y gestión institucional y desde luego, una implicación de organismos en secuencia que financiaran las reformas necesarias a tal efecto.

Lo vital es que por primera vez se contemplaban en el orden curricular aspectos tales como vincular la educación con entornos seguros, donde se estimularan actitudes, valores inclusivos, se aseverara y a un tiempo se promovía la competencia y certificación docente, solicitando se concibiera desde el ámbito educativo programas que tuvieran en cuenta cuestiones graves como el SIDA, se sumaran los aspectos relacionados al sexo seguro y se consideraran las diferentes culturas presentes en el aula debido a los continuos fenómenos migratorios.

Así realizado el racconto, parecen progresos elementales, exiguos, tal es la complejidad que presenta nuestro mundo actualmente y los severos planteos que ponían en discusión la necesidad de presentar estas temáticas en la formación primaria escolar

Construir e instituir esta dinámica del Segundo Objetivo impone afrontar un profundo déficit de correlaciones de sentido. Las sociedades del mundo presentan en el nivel escolar primario fuertes contrastes, un reflejo de lo que hay por rehacer es que en la actualidad 135 millones de jóvenes entre 15 y 24 años son incapaces de leer y escribir en un nivel mínimo.

Unos 113 millones de niños permanecen sin ser alfabetizados, las estadísticas en América Latina enfatizan que unos 40 millones entre sus habitantes son analfabetos. Específicamente en nuestro país la cifra ronda un 4% sobre el total de la población. Pero según un informe del PNUD en Argentina un 7% vive con un dólar diario; es aún relevante la población que está bajo la línea de pobreza. Y sabemos que la pobreza entorpece y vela en muchísimos casos la continuidad de un niño durante todo un ciclo lectivo. Aunque el acceso fuera libre, los contextos económicos ahogan buena parte del futuro en la vida de un niño cuyas demandas iniciales pasan por estar alimentado, vivir bajo techo, concurrir sano y tener los recursos materiales elementales para mantener su permanencia en un sistema que muchas veces no lo favorece ni acompaña.

Las proyecciones de la UNESCO revelan que para el 2010 aún 830 millones de adultos permanecerán sin alcanzar la alfabetización y unos 75 millones de niños sin ser escolarizados. Se estima que se necesitan 11.000 millones de dólares de inversión por año para alcanzar la educación primaria universal, por lo cual se ha instado en Noviembre del 2006 en la reunión de 20 ministros de Educación del mundo y funcionarios de Estado, celebrada en el Cairo torno a la Educación para Todos, a que los países desarrollados asistan con un 4-6% de su ingreso nacional a fondos para la educación.

Los obstáculos a superar son fuertes y de diversa índole, entre ellos podemos mencionar:

  • Necesidades no reconocidas de educación en la población rural: la FAO formuló en Junio de 2006 que este sector de la población requiere unos 1640 millones de dólares al año para atender a 94 millones de niños que no acuden a las escuelas

  • Se calcula que la no afluencia desde el ámbito rural y sus dificultades vinculadas a la pobreza, niños que trabajan, falta de transporte y de infraestructura hace que la población infantil supere prácticamente al doble de proporción en no concurrencia respecto a los de sitios urbanos.

  • En América Latina y el Caribe cerca del 60% de los niños y niñas menores de 12 años y un 50% de los adolescentes entre 13 - 19 años son pobres respecto al 44% de la población total.

  • La educación de los padres también es decisiva y en el mundo varía ampliamente. Cerca de un 75% de niños que no concurren a la escuela provienen de hogares en que sus madres no recibieron educación.

  • Las escuelas expresan los escenarios sociales y en ellas igualmente se presentan cada vez más situaciones vinculadas a la violencia, conflictos de conducta, identidad y discriminación

  • Esto genera de manera dispar en los países planificaciones para educar a las niñas principalmente sobre estos riesgos como de igual manera proveer los conocimientos y habilidades necesarias para que sepan cuales son las oportunidades laborales que brinda la educación, conozcan y defiendan sus derechos

  • La falta de integración cultural; debido a las migraciones son millones los niños que deben ser educados en lenguas e idiomas diferentes a los de origen, encontrándose en Asia y África respectivamente altos grados de dificultad no solo debido al desarraigo sino a la ausencia de recursos metodológicos que contemplen tales circunstancias y respeten a la vez las costumbres y tradiciones desde la faz educativa

  • Este punto examina casos como los de los pueblos indígenas a quienes se les abona un futuro en cuyo doloroso tránsito deben ceder parte de su identidad y cultura milenarias y las proposiciones giran con frecuencia sobre una simplista asimilación

  • Los materiales suelen de igual modo no considerar desde sus mensajes y propuestas los conflictos que interpelan a la sociedad dificultando la incorporación de un ideario en los niños que posibilite un posterior debate o reflexión progresiva de tales problemáticas

  • La tecnología educativa está lejos de presentarse como un recurso asequible, aunque cada día se suman miles de personas que acceden a Internet y nos encontramos en las primicias de programas estatales y/o empresariales que propician la llegada de PC económicas a hogares pobres, no dejan de estar ausentes en una gran fracción de la población y en diversos destinos faltan educadores que estén capacitados para comunicar su uso adecuado. Y no pueden dejar de contemplarse aquellas escuelas y hogares en los que la electricidad aún es algo utópico.

  • La autodeterminación en educación y otros temas requiere de impulso social y fortaleza, en algunos países del mundo esta autodeterminación sufre los avatares de una desigualdad en los niveles de ingreso además de problemas de fondo tales como la desventaja en miles de habitantes de vivir en democracias endebles que no han podido revertir sus realidades y así, la infancia es igualmente relegada

  • En el plano local la población tuvo tópicos interesantes como los Congresos Pedagógicos Nacionales celebrados en Córdoba en 1988 y de a poco, impulsados por un interés creciente por la conformación de la Sociedad del Conocimiento volvieron los debates, pero la discusión en definitiva debe acompañarse de una planificación eficiente que suscite aplazar o acortar las brechas socioeducativas. En Argentina está aflorando la Nueva Ley de Educación, quedaran los tiempos del análisis para reconocer en qué medida se llegaron a interpretar las puertas que deben salvarse para afrontar las graves necesidades que comprende el marco educativo

  • Como ultima dificultad, la enseñanza primaria está siendo agredida por los casos de violencia y prostitución infantil como así también por una innumerable población de niños que trabajan en las calles, niñas que quedan al cuidado y labores propias de su hogar, cosechas donde los niños son explotados como mano de obra barata y numerosas situaciones que son vagamente asumidas por el núcleo de la sociedad.

Las proyecciones pensadas desde el 2000 extrapolarán sus resultados en este Segundo Objetivo hacia el año 2015. La concientización avanza lentamente, cada vez se advierte más aquellos espacios que solo juegan con una retórica sin dar pasos concretos.

Los cambios deben ser enérgicos, los motores del mismo serán respaldados por indicadores que revelen en qué medida estos progresos atienden a aspectos cuantitativos sin olvidar, por cuestiones netamente éticas, el análisis profundo de los cualitativos.

Y por último, la alfabetización tiene un marco de correspondencia inmediata con la salud. Con un aumento de la tasa de escolaridad de las niñas se favorece la disminución en un 4% de los índices de mortalidad infantil. (UNICEF, 1999).

El compromiso por tanto debe ser fruto de una concientización vincular. Asegurar los progresos del Segundo Objetivo, más allá de las enormes dificultades y aún críticas sobre la utopía que estos comportan, requiere la fundación del Ser persona.

Justo aquello que va de la mano de la Educación desde la edad más temprana.

Para seguir leyendo:

Naciones Unidas en Argentina

www.onu.org.ar

Organización Estados Iberoamericanos

http://www.oei.es/efa2000jomtien.htm

 


Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
  COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados