Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

ETICA, MANAGEMENT, LIDERAZGO

“Si un hombre pudiera escribir un libro de ética
que realmente fuera un libro de ética, este libro
destruiría, como una explosión, todos los demás
libros del mundo”

Ludwig Wittgenstein (1889-1951)

    El sentido más antiguo de la Ética (de origen griego), residía en el concepto de la morada o lugar donde se habita, luego referido al hombre o pueblos, se aplicó en el sentido de su país, tomando especial prestigio la definición utilizada por Heidegger: “Es el pensar que afirma la morada del hombre”. Es decir su referencia original, construida al interior de la íntima complicidad del alma.

En otras palabras, no se trata de un lugar exterior, sino del lugar que el hombre porta a sí mismo. El ETHOS es el suelo firme, el fundamento de la praxis, es la raíz de la que brotan todos los actos humanos. El sentido del vocablo Ethos es mucho más amplio que el que se da a la palabra Ética. Lo ético comprende la disposición del hombre en la vida, su carácter, su costumbre y moral, el modo o forma de vida.

Ethos significa carácter, el modo adquirido por hábito, es decir el carácter que se logra mediante la costumbre y no por naturaleza. Estos hábitos nacen por repetición de actos iguales, como principio intrínseco de los actos. Se forma (en el marco conceptual) un círculo correlacionado entre ethos -hábitos -actos.

En efecto, si ethos es el carácter adquirido por hábito, nace por repetición de los actos iguales. Ethos es a través del hábito, fuente de los actos y nos queda acuñado en el alma. Dice Vidal:”La  ETICA es la realidad y el saber que se relaciona con el comportamiento responsable donde entra en juego el concepto del bien o del mal del hombre”.

La ética florece a partir de nuestros valores que nos dictan si algo está bien o mal, correcto o incorrecto en un acto humano y adquiere mayor relevancia cuando el acto afecta a un tercero.

La ETICA es una forma de sabiduría, es la ciencia de la acción humana y de sus fines, es una ciencia práctica, a diferencia de la Metafísica que es una ciencia teórica y especulativa que busca el saber por el saber mismo.

Para  Aristóteles, solo hay acción ética si el final del actuar humano, LA FELICIDAD, está en la acción misma y no en el algo ulterior que se busca a través de la acción. Toda acción tiende a un fin y dicho fin o bien supremo para el hombre es la Felicidad. Por ello, el hombre para conocerse debe saber leer sus intenciones, saber rasgar los velos y pasar a lo luminoso.

En el origen, la ética aparece subordinada a la POLÍTICA (ética individual y ética social). Para  Aristóteles la vida individual sólo puede cumplirse dentro de la polis (interpretando que el sustento del bien particular es el bien común), incluso eleva a la polis a la calidad de divino. En la doctrina aristotélica, el fin de la ética y de la política son idénticos: la felicidad, que no es un bien más entre otros, ni componente de algún estado de cosas. “La felicidad es la suprema justificación de la vida del hombre”.

Platón, establecía que era la polis y no el individuo el sujeto de la moral (del latín mos, usos y costumbres, y significa lo mismo que ética). Normalmente la ética se emplea respecto a aproximaciones del tipo filosófico y de tipo racional como tal, en cambio el término moral  se utiliza en consideraciones de tipo religioso. Frente a la justificación de las normas de comportamiento, utilizamos ética como concepto y moral, en cambio, es referido a códigos concretos de comportamiento.

Releyendo a  Platón, planteaba que la VIRTUD, no puede ser alcanzada por el hombre sino que, el Estado lo debe orientar hacia fines morales, no por medio de la dialéctica, sino por la persuasión. Es interesante  como se abre el mundo griego cuando la areté o virtud tradicional que era la sabiduría de   la aristocracia  y que se transmitía de generación en generación, por fuerza natural o educación especial, pasa, dicha areté a un nuevo reino de valores en donde  mediante la educación o paideia, el propio hombre se hace a sí mismo, hace tambalear a los dioses de la Grecia clásica.

La Virtud no es algo que se posea por naturaleza, no es ni pasión ni facultad, es HÁBITO,  que según Aristóteles, es selectivo, reuniendo las características propias de actuar bien y del elegir bien. Existen dos tipos de virtudes: las ETICA, que inclinan a actuar bien realizando la  acción que está en el término medio entre dos vicios,  ejemplos de virtudes éticas son  la valentía o la templanza.

Las virtudes DIANOETICAS que son saberes  que nos permiten elegir bien la acción que se ha de realizar como término medio entre dos vicios, la principal  virtud dianoetica es la Prudencia.

Resulta importante introducir en este momento  conceptos sobre MANAGEMENT,   ya  que, si el fin último para el hombre es la felicidad, sólo es etico si coincide con la acción misma, con el esfuerzo para actuar bien y cuando se hace habitual constituye la vida buena, se relaciona íntimamente con el management, que se refiere al HOMBRE, donde la misión es hacer a la gente capaz de eficacia conjunta, para hacer sus punto fuertes eficaces, y sus debilidades irrevelantes, en esto consiste toda organización, nuestra POLIS.

Se define la misión, los objetivos de la empresa, y se organiza y motiva los recursos y energías humanas a fin de cumplirlos.

Se hace la pregunta  de antaño: ¿QUIÉN ES EL HOMBRE?

Si pensamos interrogativamente, estamos filosofando.

Y si nos vacían de la palabra, ¿perderíamos nuestros cuerpos?  SI.

En el management administramos conflictos, tomamos decisiones, allí se conjugan funciones de dirección, personal, ventas, es decir Gestionamos, DECIDIMOS, y siempre que decidimos ARRIESGAMOS. Este riesgo será menor si previamente lo planificamos, con eficacia, eficiencia y calidad.

Mediante el management humanizado podemos gestionar objetivos y conseguir metas, teniendo como columna vertebral la EQUIDAD, es decir controlar el desequilibrio. Esta es la FELICIDAD como suprema justificación de la vida del hombre en el marco de la SALUD.

Porque en caso contrario, conoceremos el “INFIERNO que es la verdad descubierta demasiado tarde” (Shakespeare). Dijo Nietzche:”quien tiene un porque, encontrará siempre un como”.El porque del Equipo de Salud, desde la Dirección hasta el último de los Efectores es dar Salud, porque el que tiene Salud, tiene Esperanza, y el que tiene Esperanza, lo tiene TODO.

Los que pretendemos LIDERAR, entendiendo que liderar es IR JUNTO A, pretendemos que nuestros proyectos y utopías  tengan Pertenencia, que podamos despejar incertidumbres y eso es VIVIR. Ser LIDER, es influenciar a la gente para que se desempeñe voluntariamente en el logro de los objetivos del grupo.

Y si Aristóteles veía en la felicidad el EQUILIBRIO PERFECTO, en Salud, debemos saber que es importante tener sueños e implementarlos. Sabemos que la medicina es la más científica de las humanidades y la más humana de las ciencia, y por más crisis que haya, debemos ver que es un problema que nos ofrece una oportunidad.

En este postmodernismo, se advierte la importancia del incremento del conocimiento, el know how. Pero, debe ser transmitido, no guardarlo, se debe dialogar, es decir unirnos a través de la palabra.

Interesante es la ideal del Fitness Ético, es decir mantener una forma ética ante los dilemas diarios, porque, las decisiones morales las tomamos nosotros, es un reto personal. La conducta  moral, sin influencia extrínseca, sin expectativas de crimen y castigo. Aseveró  Jesús:”El reino del cielo está en vosotros”.

La sabiduría no es innata, sino un bien por el que se debe luchar.

Dice el Talmud: “Aquél que ha alcanzado la sabiduría lo ha alcanzado todo. ¿Qué más precisa? Pero aquél que no posee sabiduría, ¿que ha alcanzado?

La sabiduría implica poder de discernimiento, formular juicios inteligentes. Sin sabiduría, la salud, el bienestar, el éxito, el poder son innecesarios, pues se desconocen sus beneficios. Es un puente entre el conocimiento y la acción. Dijo Platón: “No hay virtud sin sabiduría”.La virtud y la sabiduría son las dos caras de una misma moneda moral.

En el contexto del management, donde las misiones deben definirse, en donde la voluntad moral depende de nuestra libre elección, en donde el ser humano es la suma de todas las elecciones que toma durante la vida, debe haber un horizonte de valor que tiene una raíz kantiana (el deber como fin en si mismo), y fenomenológica (considera la experiencia moral como intuición emocional y material de los valores).

Dicho valor ético dependerá de lo que su valor supremo considera como referente dentro de un pensamiento ético, y por lo tanto, debido a su relatividad, el pensamiento ético es divergente y en ocasiones absoluto.

Pero, la ejecución de un simple plan de acción, aún habiendo previsto todos los elementos necesarios para ejecutarlo, incluso llegando a imaginar su implementación exactamente como lo habríamos concebido, cuando nos enfrentemos a un “azar que no comprendemos”, hace utópico hacer una vida entera exactamente de  acuerdo a un plan establecido.

Un plan de vida es un borrador que va cobrando forma y las resistencias determinan las vías. Aristóteles  construye el sistema ético en torno a la idea del fin último: la Felicidad.

Para Kant, no es aceptable la ética de la felicidad. Porque la felicidad le es al hombre natural y por lo tanto no es un deber, sino lo contrario, una inclinación natural (lo que se hace por amor queda  fuera del deber).

Kant reemplaza la ética del bien por la ética del deber. Establece que “no es el concepto del bien lo que determina la ley moral y la hace posible, sino al contrario, es la ley moral lo que determina el concepto del bien y lo hace posible.

En lo referente al management, simplificaría a la ética como la conducta que es razonable y justa más allá de la obligación, de la obediencia a las leyes y de las reglamentaciones.

La  Dirección, no es otra cosa que el ejercicio de virtudes, entre las cuales se encuentra la prudencia, ya que ser prudente es acertar en la dirección, y por lo tanto con visión de futuro proponer objetivos estratégicos.

SER LIBRES E INTELIGENTES.

                   REGLA DE ORO: “HAZ A LOS DEMAS LO QUE TE GUSTARIA QUE ELLOS TE HICIERAN A TI”.

Esto sintetiza el Talmud, Confucio, Aristóteles, Corán, Nuevo Testamento y muchos Libros Sagrados.

Se basa en le Empatía, un sentimiento que nos invita a considerarnos como objeto en lugar de cómo agente de nuestras acciones.

Hace falta autoconocimiento y autotrascendencia, es decir ser capaces de proyectar y anteponer los sentimientos y las circunstancias de los demás a las propias.

Cualquier situación siempre la define la persona, ese ser único e irrepetible que desde que nace como individuo, puede pasar una vida hasta convertirse en la persona esperada. En el mundo empresarial, en la aplicación de una estrategia, la actuación ética es simultánea a una actuación profesional y es el reflejo  de las actuaciones humanas.

Es una exigencia para la persona, cualquiera sea su trabajo. Se podría pensar que la búsqueda de la rentabilidad es oponerse a la ética, pero las normas de consideraciones éticas, suponen el elemento de racionalidad en los análisis empresariales. Es un riesgo que se asume y es un elemento en común entre la ética y los negocios.

En materia ética no se debe buscar el éxito impidiendo o buscando que otros lo logren también. Toda empresa, y lo es nuestro consultorio, centro médico, instituto de salud, debe exigirse una actitud responsable para con la comunidad, ya que su comportamiento repercute directa o indirectamente.

Evitar el engaño, ser honestos, sinceros con la información demandada, competencia leal y dar CALIDAD REAL  que es parte de la confianza, en una palabra, debe ser un estilo  de vida los valores éticos. La visión se concretará en objetivos ya que “el alma nunca piensa sin imágenes” (Aristóteles).

Es importante para ello la presencia de un líder transformador, el que busca valores que permitan una actuación creativa, independiente y auto-realizante. Gestiona por medio del respeto, dignidad, autorrealización, vocación, flexibilidad, empatía, generosidad, colaboración, cooperación, creatividad, innovación, visión, confianza y motivación. Es factible que pensar inteligentemente (filosofar) no nos convierta en líderes a todos, pero sí, nos ayudará a elegir a nuestros líderes.

Desde Tales de Mileto, a quien la tradición considera el primer filósofo caracterizado  como despistado y ajeno a los intereses cotidianos, pude entender la ETICA de Aristóteles, donde la felicidad es el bien supremo, su fin y la justicia de la vida.

Me acerqué al Estoicismo con su ideal de vivir conforme a la naturaleza, imitándola en donde la dignidad humana existe en igualdad entre los seres.

Del Hedonismo, donde es bueno todo aquello que aporta placer y es malo lo que lo impide, siendo la magnitud máxima del placer la eliminación de todo dolor.

Con Santo Tomás, la moral se organiza en torno al esquema de las virtudes: fe, esperanza, caridad, prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

Con Descartes dudé, el método de su filosofía es no errar, no hay nada cierto, sino él. Kant habla del deber y a su alrededor  gira la moral y la felicidad.

Nietzche tiene su meta en el Superhombre, lo único que justifica la moral es la voluntad del dominio.

Marx ha superado toda alienación, no hay propiedad privada, no hay división entre proletariado y burguesía.

Y en el Utilitarismo donde lo decisivo es conseguir la mayor suma posible de placeres en cantidad y calidad. La lista puede continuar y nunca perdería importancia ni actualidad.

Unas palabras con respecto a la ETICA MEDICA.

Dice M.T.BROWN: “Etica médica es un proceso de aprendizaje permanente, no una lista de reglas obligadas a cumplir”.La ética que concierne al equipo de salud, es consustancial con la medicina, se equivalen, no existe la medicina sin la ética que le corresponde, es como la luz y sombra  en la que cada una es testimonio de la otra.

Puede adscribirse a los imperativos kantianos, los decálogos religiosos o profanos. Es más una  conciencia que un saber la que dirime. La afirmación de la ética en medicina reside en el DEBER. No está viva en las palabras de los juramentos, de los discursos, en las ostentaciones. Más aún los códigos de ética son como eventualmente aspiraciones y compromisos.

La ética es y está  en la vocación, el espíritu de sacrificio, la donación del bien, el cumplimiento de los deberes. Obediencia a las reglas de la moral. La ética del equipo de salud está desde antes que nosotros, nos transcurre y nos continuará después.

CONCLUSIÓN

Lograr que la CALIDAD CON CALIDEZ sea un emblema.

Lo dice el Talmud:”No vemos las cosas como son, sino como somos”.

En nuestros cargos de Directivos o efectores de la salud, debemos cuidar del entorno psico-socio-cultural, es fundamental en el quehacer diario, tenemos que entenderlo, derribar murallas, estar motivados en nuestra función, para que la Salud deje de ser una variable del mercado.

Tenemos que tener amor a pensar, asombrarnos ante la novedad. Todo ello y mucho mas es FILOSOFAR.

Me siento plenamente identificado en éstos párrafos de Lucio Aneo Séneca (4 a.C.-65 d. C.) extraído de las Cartas a Lucilio.

LA FILOSOFÍA NO ES UN SEÑUELO PARA DESLUMBRAR A LOS DEMÁS, NI PROPIA PARA LA OSTENTACIÓN, NO CONSISTE EN PALABRAS SINO EN OBRAS, Y NO PUEDE SER UNA MERA DIVERSIÓN, ELLA FORMA Y MODELA EL ALMA, ORDENA LA VIDA, MODELA LOS ACTOS, MUESTRA LO QUE DEBE HACERESE Y LO QUE DEBE DEJARSE DE HACER, ESTÁ AL TIMÓN Y DIRIGE LA NAVE ENTRE DUDAS Y FLUCTUACIONES DE LA VIDA. SIN ELLA NADIE PUEDE VIVIR CON SEGURIDAD, A CADA HORA ACAECEN ACCIDENTES QUE RECLAMAN UN CONSEJO QUE SÓLO ELLA PUEDE DARNOS”.

Prof. Dr. Joel Drutman
 

 

Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
 © COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados