Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

Día Mundial de la lucha contra el Sida
1° de Diciembre

Una Movilización necesaria en todos los niveles

Eps- Salud. Descripción del Informe

Breve historicidad del VIH

Doce medidas recomendadas por ONUSIDA

Preguntas mas frecuentes

  • ¿Qué es el SIDA?

  • ¿Cómo se contrae la enfermedad?

  • ¿Qué significa que una persona es seropositiva?

  • ¿Cuáles son las pruebas más confiables?

  • ¿Cómo se interpretan los resultados de exámenes?

  • ¿Cuáles son las condiciones para que pueda transmitirse El VIH?

  • ¿Cual es la barrera inmunológica con la que contamos los seres humanos?

  • El empleo de preservativos ha sido discutido, ¿Cuál es su eficacia?

  • ¿A que se denomina "Período Ventana?

  • ¿Qué es la prueba confidencial del VIH?

  • ¿Existe alguna cura o vacuna que proteja del SIDA?

  • ¿Cómo es la situación actual en Argentina?

Breve historicidad del VIH

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, SIDA, fue descripto por primera vez en 1981 en la revista "Mortality and morbidity weekly report" del centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC), desde entonces ha cobrado la vida de 25 millones de personas, en tanto el último reporte de ONUSIDA informó que 40 millones viven con la infección, por ello se dice que la misma se considera de proporciones pandémicas. Solo en América Latina y el Caribe la enfermedad alcanza los 2 millones de personas.

En un primer momento fue denominada GRID, (Gay Related Inmunodeficiency Disease) y vinculada a homosexuales al ser detectada en cinco hombres que sostenían esta práctica sexual, empleándose posteriormente la sigla H, enfocada erróneamente a Hemofílicos y Heroinómacos. Hacia 1984 Luc Montaigner y Gallo lograron aislar una muestra del retrovirus y se identificaron los mecanismos de replicación al tiempo que bajo una fuerte polémica se estableció que la enfermedad no podía relacionarse con un solo sector, el de la comunidad homosexual. Desde entonces se consideró que la clasificación precedente era inexacta puesto que la enfermedad no se desarrollaba específicamente por estas preferencias sexuales, con los trabajadores del sexo o sus adicciones, como sucedía con los drogadictos por vía endovenosa, sino por haber incurrido en prácticas de riesgo. En 1985 se determina y publica la secuencia genética responsable de la propagación del virus.

En 1987 nace el AZT, la primera droga antirretroviral y en 1988 en una reunión de la ONU se declara por primera vez el interés en una lucha coordinada contra esta enfermedad cuyos casos ya se extienden en todo el planeta. El 1° de Diciembre de ese año se instituye el Día Mundial del SIDA.

El VIH no tiene un huésped específico, para manifestarse únicamente precisa de un ser humano sin importar su edad o condición social, de hecho está aumentando su incidencia en la población heterosexual. De esto se desprende que debemos hablar de prácticas de riesgo y no de grupos de riesgo. Se destinan actualmente 8.000 millones de dólares a recursos para luchar contra este flagelo, desde ONUSIDA se advierte sin embargo que serán necesarios contar con 15.000 para sostener las investigaciones cada año, ya que la variabilidad del virus obstaculiza la formulación de una vacuna.

Ante el SIDA nos enfrentamos con enormes interrogantes, ¿por qué han fallado las campañas de prevención y de publicidad?, ¿Cuál es el diagnóstico certero que emerge de la sociedad, más allá de las cifras? SIDA es una enfermedad que representa no solo un problema de salud sino ético y político.

Esto se traduce en una desigualdad en el acceso a los medicamentos, indispensables para la vida, la exclusión por intolerancia, discriminación y se acentúa con los términos actuales de la confidencialidad. Aún son imprescindibles los procesos de formación profesionales para afrontar medidas eficaces de control y tratamiento. Son varios los países del mundo que no cuentan con infraestructura necesaria y las brechas en salud y educación son tan enormes que millones de personas no tienen agua potable ni alimentos y son vulnerables para contraer ésta u otro tipo de enfermedades. Muchas son las voces que surgen entre las propuestas para contrarrestar su incidencia, la más básica es la comunicación del tema, en palabras de Kofi Annan "Si algo hemos aprendido en las dos décadas de esta epidemia, es que en lo que respecta al SIDA, el silencio es la muerte".

Doce medidas recomendadas por ONUSIDA

La expansión del VIH podría prevenirse si se adoptaran en forma sistemática 12 medidas recomendadas por la ONUSIDA; entre ellas mencionamos:

  • Información, educación y servicios de salud sexual. Acceso y distribución de preservativos femeninos y masculinos

  • Educación basada en aptitudes para la vida con el fin de desarrollar conocimientos, actitudes y valores para responder a la epidemia

  • Campañas de comunicación masiva

  • Programas de asesoramiento y de realización de exámenes voluntarios

  • Prevención de la transmisión por vía materna

  • Programas destinados a los jóvenes dentro y fuera del ámbito escolar

  • Programas para adictos y homosexuales, atención a políticas que tienden a perpetuar ell VIH en determinadas comunidades

  • Servicios jurídicos y de rehabilitación

  • Suministro de agujas descartables y tratamiento de abuso de drogas a nivel comunitario

  • Fomento y protección a los derechos humanos de los enfermos de SIDA.

A esto se han sumado nueva medidas complementarias que implican un arduo trabajo puesto que requiere el consenso junto a una mayor participación y formación de líderes comunitarios como así también programas que involucren asistencia a los huérfanos del SIDA.

La Educación para la Salud comprende la educación sexual la que debe referirse a la formación integral de hombres y mujeres. Abarca todas las dimensiones de la sexualidad: biológica, psicológica, sociocultural, trascendental y ética

Eps- Salud quiere acercar una serie de preguntas básicas, las más frecuentes, como objetivo de reflexión y para conocer mejor la forma en que se transmite, previene y se trata actualmente esta enfermedad que, según la ONU, contagia a diario a unas 8500 personas.

Preguntas más frecuentes

¿Qué es el SIDA?

Es la fase terminal posterior al contagio del virus del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

¿Cómo se contrae la enfermedad?

Este virus se transmite de una persona a otra por contacto sexual o intercambio de sangre, mediante heridas y transfusión de sangre no segura. Las mujeres embarazadas que portan el virus pueden transmitir VIH a su bebé durante el embarazo, parto o lactancia materna.

En definitiva, el VIH se puede transmitir por:

  • Sangre

  • Semen

  • Líquido Vaginal

  • Leche Materna

Por lo tanto, quienes manipulan agujas de acupuntura, utensilios de tatuaje y de perforación para piercing (para aretes), instrumentales de barbería, peluquería, médico y odontológicas, deben tener la precaución de usar material desechable que igualmente debe ser esterilizado después de su uso para proteger la salud de quienes tienen a su cargo su disposición final.

El VIH se ha encontrado en bajas cantidades, en diferentes líquidos corporales como saliva, lágrimas, orina, pero no se ha podido comprobar su transmisión a través del contacto de estos fluidos. Razón por la cual los besos, el sudor, las lágrimas y utensilios usados por las personas infectadas como: vasos, cucharas, platos, ropa, etc. no suponen una fuente de transmisión del VIH. Tampoco se transmite por picaduras de mosquitos o de otros insectos ni por lo animales domésticos.

¿Qué significa que una persona es seropositiva?

Se dice que alguien es seropositivo, cuando ha dado positivo a la prueba con la que se localiza el VIH en una muestra de sangre, esto es, del agente que provoca el sida. Sin embargo, se reserva hablar de que una persona tiene sida para cuando sus niveles de defensas ( CD4 ) están por debajo de 200. El VIH realiza un trabajo destructivo, y cuando nuestro sistema defensivo de la sangre, el sistema inmunológico, está bajo mínimos, es cuando le sobreviene a uno el sida, con las enfermedades asociadas que ello conlleva.

Pueden mencionarse tres fases de la enfermedad; cuando se indica la producción de anticuerpos anti-HIV, las personas son seropositivas. Período Ventana o evolución que puede llevar de 6 meses a 10 años durante las cuales pueden no aparecer manifestaciones importantes y en otros casos la evolución es marcada en sus síntomas y por último, SIDA ante un fuerte ataque al sistema inmunológico y su acaecimiento con la presencia de infecciones oportunistas, sarcoma de Kaposi, trastornos de tipo neurológico, debilidad general, etc.

¿Cuáles son las pruebas más confiables?

Podemos mencionar tres tipos de pruebas:

ELISA ( Enzyme- Linked Immuno Sorbent Assay)

IFA ( Immuno Fluorescent Assay)

Western Blot

La prueba de ELISA es la primera que se hace porque resulta barata, sencilla y da resultados confiables. Si la prueba de ELISA sale negativa, no se hacen más pruebas. Cuando sale positiva, es preciso practicar otros exámenes como IFA o la Western Blot para confirmar los resultados, son muy específicas para detectar anticuerpos al VIH, por lo que pueden descubrir casi siempre los resultados falsos positivos de la ELISA

¿Cómo se interpretan los resultados de exámenes?

Un resultado positivo significa:

Que la persona es VIH-positiva.

Que es portadora del virus y debe tomar precauciones para no transmitirle el virus a alguien más.

Un resultado positivo NO significa:

Que la persona tenga el SIDA.

Que necesariamente vaya a desarrollar el SIDA.

Que sea inmune al SIDA por tener los anticuerpos.

Un resultado negativo significa:

Que no se encontraron anticuerpos al VIH en la muestra de sangre.

Un resultado negativo NO significa:

Que la persona no tenga el HIV

Que la persona sea inmune al VIH o SIDA.

Que tenga resistencia a la infección.

Que nunca vaya a desarrollar el SIDA.

Un resultado "indeterminado" de la prueba Western Blot (poco común) significa:

Que todo el procedimiento de prueba llevado a cabo debe repetirse con otra muestra de sangre, normalmente varias semanas más tarde.

¿Cuáles son las condiciones para que pueda transmitirse El VIH?

Para que pueda haber transmisión del VIH tienen que darse tres condiciones. Este concepto es muy importante para comprender el riesgo.

El VIH debe estar presente;

Parece evidente, pero el VIH solamente puede transmitirse si una de las personas es portadora del VIH. Algunas personas presuponen que ciertas conductas (tales como el sexo anal) de por sí pueden causar el SIDA. Esto no es correcto; algunas conductas son más riesgosas, pero solamente si el VIH está presente.

Tiene Que Haber Suficiente Virus;

Incluso cuando hay VIH, lo importante es la concentración de VIH que haya. En la sangre, por ejemplo, el virus está muy concentrado. Una pequeña cantidad de sangre es suficiente para infectar a alguien. Pero la misma cantidad de otros fluidos (como el fluido vaginal o el pre-semen) no permitiría la transmisión porque el VIH está mucho menos concentrado en esos fluidos.

Y el VIH debe entrar en la corriente sanguínea.

No es suficiente haber estado en contacto con un fluido infectado para contraer el virus. La piel no permite que el VIH se introduzca en el cuerpo. El VIH puede entrar sólo a través de una cortada nueva, lastimadura o roce abierto o a través del contacto con las membranas mucosas.

¿Cual es la barrera inmunológica con la que contamos los seres humanos?

Los linfocitos son un tipo de glóbulos blancos, lo que quiere decir que son parte del sistema inmunológico. Hacerle un seguimiento a los recuentos de linfocitos es una forma de revisar una deficiencia en el sistema inmunológico. Existen tres tipos principales de linfocitos:

  1. Las células B (llamadas B porque provienen de la médula de los huesos [«Bones» en inglés]),

  2. Las células T, como los CD4+ y los CD8+ (llamadas T porque provienen de un órgano llamado «Timo» ), y

  3. Las células NK (sigla en inglés de «natural killers», lo que quiere decir «asesinas naturales»).

Las células B son las encargadas de la «inmunidad humoral» mediante el suministro de anticuerpos para neutralizar las bacterias y los virus. Las células T son las encargadas de la «inmunidad mediada por células» cuando las células mismas (y no los anticuerpos) supervisan la eliminación de partículas infecciosas y otras células. Los dos tipos de células T son los CD4+ (denominadas células «ayudantes») y los CD8+ (denominadas células «supresoras» o citotóxicas). Es bien sabido que el VIH causa en la mayoría de las personas una lenta disminución en las células CD4+. Los recuentos normales de células CD4+ son entre 600 y 1,500 células por milímetro cúbico de sangre. Los recuentos normales de células CD8+ en una persona VIH negativa son de 300 a 800 células por milímetro cúbico de sangre.

Anteriormente se consideraba que los recuentos de células CD4+ eran los que mejor predecían en qué etapa se encontraba la enfermedad y qué riesgos había de desarrollar complicaciones relacionadas con el SIDA. Ahora existe un consenso general de que los recuentos de células CD4+ solos no dan una medida adecuada del progreso de la enfermedad y de la respuesta a la terapia, debido a que pueden variar ampliamente. Nos dicen cuántas células están presentes, pero no cómo es su funcionamiento. Usar los recuentos de células CD4+ en conjunto con las pruebas de carga viral ofrece un panorama más completo sobre la salud y la respuesta a la terapia. Sin embargo, los recuentos de células CD4+ -y no la carga viral- son un mejor indicador sobre cuándo comenzar la terapia preventiva contra las infecciones oportunistas. Generalmente, cuando un individuo se contagia por el VIH (esta persona puede denominarse un VIH positivo, o un seropositivo) el virus inicia su ataque contra el sistema inmunológico de esta persona (sus defensas), mermando los linfocitos CD4 (células que forman parte de las defensas del organismo), en un individuo sano estas rondan entre 500 y 1800. Si las cantidades de estas células no llegan a 200, el sistema inmune ha sido dañado de forma importante y se considera que el paciente infectado por el virus ha desarrollado SIDA (la enfermedad).

El empleo de preservativos ha sido discutido, ¿Cuál es su eficacia?

Hay muchos estudios científicos que demuestran ciertos riesgos del empleo del preservativo. Son diversas las razones: mal uso, roturas, porosidad del látex, minúsculo tamaño del VIH, junto con las frecuentes circunstancias del abuso del alcohol o drogas. Los estudios aseguran que se mantiene un riesgo de un 12 % de que exista contagio, sin embargo es uno de los medios más importantes para disminuir el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, existen preservativos de latex para uso masculino y de poliuretano para uso femenino, se emplean para mantener un sexo seguro tanto para sexo vaginal como anal.

Recomendaciones para su empleo efectivo

El preservativo masculino:

Comprobar su fecha de caducidad y retirarlo de su envoltorio, teniendo cuidado de no deteriorarlo.

Colocarlo en el pene erecto antes de cualquier penetración.

Desenrollar el preservativo hasta la base del pene.

Para evitar que el esperma se derrame dentro de la vagina es necesario retirarse, sujetando el preservativo por la base, antes de que el pene quede flácido.

El preservativo se debe utilizar sólo una vez.

Evitar utilizar lubricantes de base grasa, como la vaselina, ya que pueden deteriorar el látex.

El preservativo femenino

Consiste en una fina bolsita plástica con un anillo flexible en sus extremos. El anillo más pequeño se introduce en la vagina y se empuja hacia el interior con el fin de adherirlo al cuello del útero. El otro anillo queda fuera de la vagina.

Al igual que el preservativo masculino sólo debe utilizarse una vez.

¿A que se denomina "Período Ventana?

Periodo de ventana

Algunas personas conocen que el VIH toma años en detectarse. Los síntomas del SIDA pueden tomar años en desarrollarse, pero el VIH es detectable a los tres meses de la infección, y resulta asintomático para casi todo el mundo.

"El periodo de ventana" o periodo de espera es el tiempo que una persona infectada tarda en desarrollar los anticuerpos al virus. Para el 97% aproximadamente de las personas infectadas, el periodo de ventana es de 3 meses. Después de 6 meses casi todas las personas que tengan el virus habrán desarrollado anticuerpos al mismo. Un resultado negativo 6 meses después del último riesgo es suficiente para descartar la posibilidad de infección. Es cierto que la mitad de las personas infectadas tienen anticuerpos detectables tres semanas después de la infección, pero se estableció un periodo de espera de tres meses para que los resultados fueran confiables para casi todo el mundo.

El periodo de espera de tres meses es válido para el 97% de la población. Tres meses después de haberse expuesto al VIH la mayoría de las personas pueden confiar en los resultados de la prueba.

A veces las personas están muy angustiados y desean hacerse la prueba poco después de la situación de riesgo. Preguntan cosas como "¿qué tan confiable es la prueba después de seis semanas de ponerme en riesgo?". No lo sabemos con certeza.

Si usted toma una prueba seis semanas después del riesgo y le sale negativa, ¿se quedaría más tranquilo/a? Si es así, vaya a hacerse la prueba. Pero recuerde que para tener una certeza total, debe repetir la prueba otra vez a los seis meses del riesgo.

¿Qué es la prueba confidencial del VIH?

La prueba de anticuerpos puede solicitarse a través de un médico privado y en hospitales. Cuando esta prueba se relaciona al nombre de la persona, significa que es confidencial, no anónima, lo que implica que el médico o enfermera sabe el resultado, y que el resultado podrá registrarse en el expediente médico. Algunos médicos acceden a no escribir el resultado en el expediente. En otros casos, los médicos mantienen dos expedientes distintos, uno para las compañías de seguros y otro para uso privado del paciente. Sin embargo, esto puede ser riesgoso para el médico.

Algunas razones para tomar la prueba confidencial son:

Puede obtenerse un certificado, útil en casos en que se requiera un resultado por escrito, por ejemplo para trámites de inmigración.

Puede ser conveniente cuando una mujer embarazada en situación de riesgo quiera tener los resultados a través de su médico, ya que el resultado es muy importante para proveer la atención médica necesaria en su caso.

En el caso de los jóvenes, es útil para establecer su derecho de admisión a la información, asesoramiento y recursos apropiados.

Otras personas simplemente deciden no ir a un centro de pruebas anónimo y están en su derecho de hacerlo. Algunas personas quieren un certificado para mostrárselo a sus parejas sexuales y convencerlas de no usar protección. Esta forma de pensar no es recomendable por dos razones: porque es posible que la prueba se tomase durante el periodo de ventana, y porque un certificado de hace algún tiempo no garantiza que la persona no tenga el virus ahora.

¿Existe alguna cura o vacuna que proteja del SIDA?

Aun no, pero existen numerosas terapias con medicamentos y se conocen algunos progresos en estudios para la elaboración de vacunas, aunque las perspectivas de su aparición es incierta. El aspecto negativo de las terapias con fármacos son los costos, ya que una vez producido el contagio, la terapia antirretroviral debe seguirse toda la vida. Por eso se había desarrollado el pasado año la campaña 3x5, (tratar 3 millones de personas hacia el 2005) puesto que de los 6 millones de personas infectadas con SIDA solo un 8% recibe terapia antirretroviral.

Darle fin a la utilización de estos fármacos inicia nuevas apariciones de la enfermedad y con ello, lleva a la muerte. A su vez la existencia de distintos tipos de cepas de VIH dificulta la elaboración de una vacuna que ralentice el progreso de la enfermedad y disminuya su transmisión.

Aunque la fase de desarrollo de ensayos clínicos respecto a probables vacunas son alentadoras, debe esperarse que puedan asegurar una eficacia correlativa a la protección clínica.

La OMS ha advertido que la producción de una vacuna requerirá superar los obstáculos de fabricación, ensayos clínicos, la reglamentación farmacéutica y su distribución.

¿Cómo es la situación actual en Argentina?

Las dos terceras partes de los 1,7 millones de personas que conviven con el virus en la región pertenecen a los cuatro países más grandes: Argentina, Brasil, Colombia y Méjico. En América Latina se ganaron 835.000 años de vida gracias a los tratamientos implementados, según señalara recientemente en Buenos Aires Jose Pages, representante de la OMS en un informe sobre esta grave temática. En nuestro país la prevalencia sobre la población total es del 0,6%.

En total la población infectada alcanza 130.000 personas de las cuales la mayoría vive en grandes centros urbanos como Buenos Aires, Santa Fé y Córdoba. El 44% de los adictos por prácticas de abuso de drogas padecen SIDA.

Pese a este aparente bajo nivel de incidencia comparativa, teniendo en cuenta que en los últimos dos años fueron afectadas 2.600000 personas en el mundo, se acentuarán programas que vinculen a las mujeres embarazadas y menores de edad puesto que se ha constatado que las nuevas infecciones tienen como protagonistas a la población que va entre los 15 y 24 años. Nos hacemos eco de las palabras elementales pronunciadas por Niels Kastberg, representante de UNICEF para América Latina. "La información y sobre todo la educación ayudan a generar conciencia y pueden salvar vidas".

Fuentes Consultadas

Be the Generation. La investigación de vacunas contra el SIDA

http://www.bethegeneration.org/sp/preguntas.shtm

Geosalud

http://www.geosalud.com/sida/index.htm

OMS

http://www.who.int/whr/2004/chapter5/es/index.html

Todosida. Información y apoyo a las personas afectadas

http://www.todosida.org/


Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
  COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados