Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

3 de MAYO. Día Internacional de la LIBERTAD DE PRENSA


Su relevancia en el Periodismo dedicado a la Salud

 Durante los primeros días de mayo de 1991 un grupo de periodistas africanos se reunieron en Windhoek, Namibia en un Seminario destinado a la “Promoción de medios africanos independientes y plurales”, sosteniendo reuniones tendientes a analizar y encontrar puntos en común para resolver los graves problemas de censura, ataques y persecución a periodistas e instar a todas las comunidades de prensa a educar a su público, fomentar la tolerancia y el respeto mutuo entre los pueblos.

Esta propuesta conocida actualmente como Declaración de Windhoek sostenía entre otros puntos que "el establecimiento, mantenimiento y fomento de una prensa independiente, pluralista y libre es esencial para el  mantenimiento de la democracia en una nación y para su desarrollo económico”, esta iniciativa logró tal repercusión que desde 1993 la UNESCO recomendó que se celebrara anualmente el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Pasados poco más de quince años, la apertura de los medios de comunicación ha alcanzado espacios excepcionales, multiplicándose las fuentes y visiones de la información principalmente con el desarrollo de Internet y el conocimiento que la sociedad obtiene de los progresos científicos. Sin embargo, el Instituto de Periodismo Internacional (IPI) ha señalado el año 2006  como el más cruento y brutal en la historia de los medios, denunciando la muerte de más de doscientos periodistas en todo el mundo que solo pretendían que la información llegara libremente a destino.

Impacto en los Periodistas del Ámbito de la Salud

 Aunque las condiciones han mejorado en el acceso y desarrollo de la información, al mismo tiempo en los tiempos de la genética, biotecnología e hibridación se instalan métodos cada vez más sutiles de aislamiento, amenaza y persecución que alcanzan a los medios de divulgación científica, ya sea con fines políticos o económicos. La formulación progresiva de Códigos de Ética para difundir información científica ha involucrado antecedentes muy valiosos puesto que  estos tienden a ofrecer un marco a la producción de conocimiento y a originar debates para analizar la distribución de bienes como también la producción de riesgos  que genera cada avance de la Ciencia o la Tecnología.

Paralelamente, esto puede remitirnos a las palabras de López Cerezo quien señalaba que el poder científico tiene fuerte injerencia que las telecomunicaciones, la informática y la microelectrónica por su influencia extraordinaria en la atención médica, en los cambios producidos en la alimentación mundial como en la aparición de servicios y productos  que por sus características biotecnológicas producen resultados que son  modificadores de la conducta humana, los cuales son imperceptibles para el consumidor.

Para poder discutir y generar procesos en que la población fortalezca su cultura democrática mediada por la comunicación y pueda ser apoyada en este aprendizaje con el objetivo de comprender, involucrarse e influir en estos procesos de la información y el conocimiento, se necesitan medios de comunicación con profesionales especializados en la educación de estos temas, como así también suscitar el respaldo a una garantía plena de sus derechos de expresión.

En tal sentido cabe citar el proyecto Maisha Yetu realizado por la Fundación Internacional de Medios de Comunicación de Mujeres referido a un programa para desarrollar mejor información sobre salud dentro de las organizaciones de los medios de comunicación en África –vinculado a VIH Sida, Tb y Malaria- que permitió aumentar entre un 20- 30 % el número de artículos escritos por periodistas; merece mencionarse por los beneficios y las experiencias obtenidas; ofrece cursos de acción que pueden ser trasladados a otros  perfiles de referencia de los medios. El proyecto propuso:

 Las Ocho mejores prácticas de Información sobre Salud:

  1. Procurar que los editores jefes y la administración apoyen los artículos de salud

  2. Aumentar el profesionalismo de los periodistas de salud a través de programas de entrenamiento personalizados

  3. Construir un nicho profesional para los periodistas de salud

  4. Compartir recursos entre los periodistas

  5. Diversificar las fuentes de información

  6. Informar desde afuera de la sala de redacción

  7. Mantener contacto regular con las personas involucradas en los proyectos de salud en todos los niveles

  8. Aprender a influenciar la estrategia editorial de los medios

Es vital reflexionar acerca del papel de los periodistas y del compromiso que muchos de ellos sostienen para asegurar el libre curso de la información, una prensa libre fomenta la transparencia política e institucional, la toma de conciencia con problemáticas sociales e impulsa la expresión de diversas voces  de la sociedad para que puedan conocerse sus distintos puntos de vista, intereses y necesidades.

Para seguir informado

Periodistas y Medios de Comunicación en Internet http://pressnetweb.com/

Sociedad Interamericana de Prensa http://www.sipiapa.com

 

 

Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
 © COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados