Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

Eps Salud. Divulgacion Cientifica


La Dra. Sanders Bruletti afima que la Bioética moviliza la libertad de acción y el orden de la moral humana. Eps Salud agradece la deferencia de esta investigadora argentina para brindar la publicación de este valioso trabajo ofrecido en el I Congreso Internacional de Bioetica- España, que cumple con uno de nuestros objetivos, humanización en la divulgación cientifica.


Dignidad humana y bien común en el ámbito de la bioética

 " El dilema de la dignidad humana
y el bien común en la vida  terrenal
"

"El hombre es una miniatura de cristal
que debe amoldarse a la idea lujosa de la naturaleza"

INTRODUCCIÓN

En el presente ensayo hemos tomado temáticas de corte bioético para observar como se utilizan los fines de los valores en relación a los propósitos del hombre. Teniendo en cuenta  que el valor es un criterio orientador en la vida del hombre a partir del cual deben diseñarse todas las políticas generales y legislativas en el marco de un consentimiento informado (C.I.), una práctica clínica o  una investigación científica, como cualquier otra aplicación tecno- científica valiosa.

Las normas jurídicas y los principios bioéticos así elaborados tienen una relación incuestionable con lo moral y lo político. En ocasiones las relaciones armoniosas entre los valores sustentados por tales principios se pone en crisis frente a una situación particular, los llamados casos difíciles en la teoría jurídica, y se debe optar por uno de ellos. Para tal cometido se utiliza un método y una lógica propia de los valores para orientar la acción práctica y que resulte eficaz. Sin olvidar que ante la pantonomía de los valores se requiere de un fraccionamiento, es decir una selección y recorte de los elementos a considerar o un desfraccionamiento.

Así las cosas, el consentimiento informado como baluarte de cualquier práctica bioética se presenta como una obligación de saber de los sujetos comprendidos en la misma, como un instrumento y no como un valor en sí mismo. Se trata de un valor construido y heterónomo,  ya que la vida es su primer y último elemento de protección y ella sí es un valor autónomo en sentido kantiano porque vale por sí misma.

En el desarrollo se observará como muchas veces la crisis axiológica y social actual instala una neutralidad valorativa en este campo y ofrece un dilema entre el bien común y la dignidad humana, cuando en realidad debieran gozar de una coincidencia teórica y práctica en una sociedad que se precie de entender al hombre como un fin en sí mismo y que advierta  que la vida del más acá es un valor con una ponencia valorativa que no podemos cambiar de sentido de la mano de la tecnología científica. Sin la humanidad vivida racionalmente y  dignamente bajo el ala del bien común del Estado y en el caso de los profesionales de la biomedicina encargados de aplicarlo en sus decisiones nada hay.

LA VIDA COMO PRIMER VALOR A OBSERVAR

 Conceptualmente el consentimiento informado puede definirse como la conformidad o asentimiento del paciente, madre  y/o padre, tutor o encargado  a que se le realice o no, un procedimiento médico, terapeútico o quirúrgico luego de haber recibido y “entendido” toda la información necesaria para tomar una decisión libre e inteligente.

El fundamento jurídico es el respeto de los derechos personalísimos ya que es el derecho que asiste a los pacientes de poder conocer todo aquello que deseen con el fin de tomar libremente la decisión de continuar adelante o no, con la propuesta diagnóstica o terapéutica del médico. La información recibida no debe ser un simple trámite expresado en un formulario, sino una documentación de  alto interés personal y médico legal, que exprese no sólo la información médica, sino fundamentalmente la comprensión y aceptación  por parte del enfermo y/o sus responsables, acerca de una temática atinente a su vida.De tal manera que los pacientes y/o responsables deben estar enterados de los diferentes procedimientos a realizarle; especialmente los invasivos con riesgos potenciales y no sólo los quirúrgicos.

De acuerdo a las normas éticas internacionales para las investigaciones biomédicas con sujetos humanos, de la OPS y de la OMS, deben realizarse de conformidad con tres principios éticos fundamentales: respeto por la persona, beneficencia y justicia. En el primero de ellos se considera especialmente la protección de las personas vulnerables en función de disminución de su autonomía, Este hecho las coloca en una situación de vulnerabilidad, en el sentido de incapacidad sustancial de proteger sus propios intereses, razón por la cual se habrán de tomar medidas especiales de protección. Lo cual determinará si una investigación médica es legítima o no lo es, para ello deberá satisfacer los conceptos morales, éticos y legales.

Si la vulnerabilidad es definida como la característica mostrada por un individuo o grupo de personas cuando la capacidad de emitir juicios o tomar decisiones ha sido comprometida y no puede ejercerse en virtud de alguna incapacidad o posición en la vida, ante una investigación lo primero es evaluar el grado de permisibilidad ética de la misma.

Debido a la doble o triple vulnerabilidad de los pacientes, y a los imperativos  motivacionales del investigador, la mayoría de los autores consideran que en la investigación médico-clínica, el médico tratante no debería ser el médico-investigador. Así, Thomasma y Pellegrini sostienen al respecto que “la responsabilidad del bienestar del paciente se ubica inequívocamente en un miembro identificable del equipo de investigación y que si fuera necesario, esa persona defendería el bien del paciente contra el bien de la ciencia”.

En cualquier investigación, debe existir un estudio de causa-efecto bien planificado, contar con la aceptación de la comunidad clínica en general como forma de terapia, con claro entendimiento de la población afectada y discutido con el paciente o sujeto de la investigación; salvo los casos de excepción señalados en las normativas internacionales para la práctica clínica y las investigaciones biomédicas, con sus respectivas formas de sustitución de expresión del consentimiento.

Por ello, un párrafo aparte merecen las situaciones de excepción, ya que si se tratare de una urgencia con riesgo de vida, puede ésta considerarse una justa causa para no realizar el CI. “En estas situaciones, que configuran un estado de necesidad se debe ponderar el valor vida por sobre la libertad, ya que sin vida no hay posibilidad de libertad” (Consenso en la evaluación y preparación prequirúrgica en pediatría. Asociación Civil Argentina de Cirugía Infantil –ACACI_, 1999)

 El Consejo de Investigación Médica de Canadá planteó que para ser ética una investigación debe ser científicamnete sólida, a fin de observar que la integridad del método científico forma parte de la ética de la investigación. Pero a la ciencia hay que sumarle la ética, porque no siempre lo perfectamente científico es ético. En concordancia la Declaración de Helsinki sostiene que :”el interés de la ciencia y la sociedad nunca debe tomar precedencia sobre las consideraciones relacionadas con el bienestar del sujeto”.

Frente a la incompetencia del sujeto, la investigación debe estar relacionada con la condición que afecta al sujeto de la clase a la cual pertenece. El Belmont Report advierte que los sujetos deben seleccionarse por razones directamente relacionadas con el problema en estudio y no sencillamente debido a su fácil disponibilidad, su fácil manejo o su posición comprometida. Por último, hay que decir que todo investigador primero tiene que balancear los riesgos potenciales y beneficios para el sujeto, luego para la clase a la cual pertenece el sujeto, y finalmente, para la sociedad.(conf Decl. Helsinki). Y con referencia a los ensayos clínicos que proporcionan medicamentos nuevos a los sujetos y donde la disponibilidad del tratamiento está de alguna manera relacionada con su participación, debe aplicarse el principio del equilibrio clínico (equipoise), que las intervenciones a prueba no deben ser diferentes en términos de balance entre daños y beneficios.

Hay que evitar, entonces, que el proceso del CI se vuelva en contra de los intereses del paciente de no actuar en forma inmediata.

En caso de negativa por creencias religiosas, si bien deben ser respetados todos los cultos, el derecho de negación encuentra límite en el principio de daño a terceros, cuando la negativa pueda significar riesgo de muerte. En la jurisprudencia Americana el interés del Estado por el bienestar general de los niños, por ejemplo, prima por sobre la autoridad de los padres a imponerles sus convicciones morales (Armenteros Chaparro). Nuevamente se advierte la preeminencia del primer valor: la vida.

Hay que recordar que mucho antes de la existencia de normas expresas, fue en el campo jurisprudencial donde se fue desarrollando gradual y progresivamente la doctrina del C.I. El cual por su esencia y asuntos no debe circunscribirse en el análisis al mero estudio y confrontación de normas legales particulares, sino que éstas deben ser interpretadas (y aplicadas) en forma sistemática, teniendo en cuenta la unidad del orden jurídico y la ordenación jerárquica de las normas en cada caso; siendo muy oportuna  la intervención de los comité de bioética de carácter interdisciplinario en la compleja casuística bioética.

Por su lado, la Declaración de Edimburgo , considerando la antigua consigna de la Organización Mundial de la Salud "Salud para todos en el año 2000”, propugna 12 principios. En su punto de partida sólo admite que una intervención en el ámbito de la sanidad sólo podrá  efectuarse después de que la persona afectada haya dado su libre e inequívoco consentimiento; que dicha persona deberá recibir previamente una información adecuada acerca de la finalidad y la naturaleza de la intervención, así como sobre sus riesgos y consecuencias” (art.5º -regla general) y que en cualquier momento la persona afectada podrá retirar libremente su consentimiento.

Al tratar específicamente el caso de  las personas que no tengan capacidad para expresar su consentimiento, indica que sólo podrá efectuarse una intervención a una persona que no tenga capacidad para expresar su consentimiento cuando redunde en su beneficio directo y con la debida autorización  de su representante, de una autoridad o de una persona o institución designada por la ley. Pudiendo ser retirada la autorización, en cualquier momento, en interés de la persona afectada.

  Cuando, debido a una situación de urgencia, no pueda obtenerse el consentimiento adecuado, podrá procederse inmediatamente a cualquier intervención indispensable desde el punto de vista médico en favor de la salud de la persona afectada, que no es otra cosa que preferir el valor vida en su calidad de supremo. Y respecto a los deseos expresados anteriormente serán tomados en consideración con respecto  a una intervención médica de un paciente que, en el momento de la intervención, no se encuentre en situación de expresar su voluntad. La autonomía del individuo en cuanto al valor más preciado. Que puede entrar en conflicto con lo expresado en el párrafo precedente frente a un dilema de la vida práctica.

De lo antes reseñado se desprende el interés e importancia que han demostrado respecto a los derechos del paciente las organizaciones internacionales en la materia. Ya desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, organizaciones como Naciones Unidas, UNESCO o la Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea o el Consejo de Europa, entre muchas otras , han impulsado declaraciones o en algún caso, han promulgado normas jurídicas en tal sentido.

Entre ellas, de una gran trascendencia es la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, que ha sido el punto de referencia obligado para todos los textos constitucionales promulgados posteriormente, y en el ámbito más estrictamente sanitario, la Declaración sobre la Promoción de los Derechos de los Pacientes en Europa, promovida en el año 1994 por la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud.

Últimamente cabe señalar la relevancia del Convenio del Consejo de Europa para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano respecto a las aplicaciones de la biología y de la medicina (Convenio sobre los derechos del hombre y la biomedicina), suscrito el 4 de abril de 1997. Dicho convenio es una iniciativa capital, es el primer instrumento internacional con carácter jurídico vinculante para los países que lo suscriben y su especial valía reside en el hecho de que establece un marco común para la protección de los derechos humanos y la dignidad humana en la aplicación de la biología y la medicina. Extensamente hace referencia a los derechos de los pacientes, entre los cuales resalta el derecho a la información, el consentimiento informado y la intimidad de la información.

Lo que se evidencia es un cambio de cultura jurídica en la relación médico-paciente, que se manifiesta en la afirmación del principio de la autonomía de la persona, que supone dejar al margen una relación caracterizada por un sentido paternalista y regida por el principio de beneficencia, para alcanzar una nueva situación, en la que el paciente y sus derechos se configuren como los protagonistas.

En consecuencia, se pretende hacer efectivo un derecho ya existente del paciente: “ser dueño de su destino”. ¿Somos dueños?

     En el discurso vulgar la reflexión es rápida; sin embargo si se parte del sentido de la vida humana en relación con las técnicas biológicas actuales, se debe tomar como punto de partida a la siguiente articulación: “hombre como creador de la técnica frente a la Naturaleza + definición críticamente elaborada del contenido de la actitud técnica", el cual ha ido mutando con la evolución de los sujetos históricos. Así, para Spencer y Comte el progreso era la ley, para los matemáticos contemplar como poder explicar, para Occidente tratar de instrumentar la trama social poniendo lo mejor en lo útil, cuanto mas útil mejor  - pragmatismo inconsciente y paradójico - .

   Hasta que surge el milagro, un progreso  que sorprende al hombre con el conocimiento de técnicas biomédicas aplicadas. Dominio –muchas veces- del hombre contra el hombre, que determina la objetivación de la criatura humana.   Sin embargo la Declaración de la UNESCO, desde una concepción kantiana,-en la medida que el hombre es un fin en sí mismo-,  entre sus principales ejes destaca la dignidad del ser humano como tal y establece no discriminar por razones genéticas, entre sus disposiciones.  Por su lado, el sistema social en su equilibrio  divide a los individuos en adaptados y no adaptados. Marco que declara adaptados a los que viven para aprender en lugar de aprender para vivir.

   En un mundo que funciona como sistema unitario, en una época del para que (Heidegger) , se educa para la funcionalidad y no para la dignidad y el amor.

  Donde lo moral está al servicio del poder, donde interesa más la sobrevivencia que la vivencia y se pregunta de que trabajas y no quien eres.   Confundiéndose la autonomía de la voluntad ética con la idea de un individuo autónomo y libre que elige las normas válidas según su conveniencia.

   Porque hablar de ética y ponerla en marcha y de autonomía del hombre implica hablar de libertad, donde lo ético plantea la acción o el orden de la moral humana.  Sin libertad se produce una anarquía de valores, donde la persona pierde en su progresión humana su dimensión de infinito.

  Las sofisticadas técnicas biológicas producen un desplazamiento de la ética y de la responsabilidad con la consecuente crisis estructural de nuestra civilización.

  El poder del hombre con sus notas omnipotentes, omniabarcantes y autorreferentes, es decir con tendencias a justificarse por el bien de la humanidad producen una ruptura de lo natural por lo artificial.

  Dominar la naturaleza es hoy el imperativo categórico, olvidándose que a la naturaleza se la vence obedeciéndola, porque el objeto imprime sus propias leyes.

 Sin embargo, la pregunta actual no es sólo ¿qué es la vida ? sino "como puedo manejarla". El ser que es vida es un microcosmos, la naturaleza tiene su propia jerarquía y debe comprenderse como un todo. Bajo la luz de un umbral ético, ni mínimo ni máximo, como no hay moral máxima ni mínima, peor ni mejor, se es moral, amoral o inmoral y ello determinará que las distintas conductas humanas sean tildadas de morales o no por las distintas culturas en que se presentan, proyectan y enmarcan; dado por la filosofía del hombre y su formulación en los distintos instrumentos jurídicos nacionales e internacionales, como cristalización de una conciencia de vida de la humanidad.

 La ciencia enseña los signos pero requiere del respeto de la naturaleza con dignidad.Por lo tanto, intervenir activamente en las raíces de la vida y sus consecuencias éticas depende de como es la propia intervención humana. Esta problemática se relaciona con las peculiares características de la ciencia moderna, ligada de manera creciente a un poder sobre las cosas y sobre el hombre mismo, en estrecho vínculo e interdependencia con la tecnología. Donde el bien común parece confundirse inclinándose hacia la tecnociencia, aunque se trate de una práctica deleznable y antiética; como si la dignidad del hombre hubiera abierto paso a su ausencia, otorgándole el poder de decidir lo que no puede decidir porque es una simple criatura humana.

La vida, nuestra vida, no está en nuestras manos, no podemos intervenir activamente en ella, se nos ha dado para ser vivida con dignidad y de acuerdo al bien común supremo. En nuestra sociedad se hace presente una tecnociencia omnicomprensiva y omnipresente; supuestamente neutral y al decir de Hooft "asociada a la fe en la virtud civilizadora, con sustento en la idea de progreso indefinido, según el cual el desarrollo científico técnico equivale a progreso humano"

En toda esta problemática existe un tipo de racionalidad propia de la ciencia que se caracteriza por sus facultades explicativas y predictivas, con pretensión de un dominio absoluto sobre el curso de los hechos de la naturaleza, generando una situación de crisis; razón que está signada por un sentido unidireccional  -propio de la ciencia moderna, pero a la vez alejada de la razón como lógos-  que ofrece una visión reduccionista y unilateral de la realidad, "racionalidad" que responde a una lógica que se traduce en un creciente poder que se impone al hombre desde una "exterioridad"; que requiere, como bien señala Mandrioni que se aleje de los peligros de la objetivación y disvalores implicados en relación a los principios éticos.

Con un tipo de razón que se asienta en lo instrumental, en una racionalidad de fin, sin atender que en la razón que debe guiar las investigaciones científicas humanas se debe distinguir lo racional de lo razonable a la manera de Von Wright; porque no siempre lo racional será también razonable. Lo racional tiene que ver con la eficacia de medios para alcanzar un fin. Lo razonable se orienta hacia valores que se refieren a la forma correcta de vivir, apuntando a los juicios de razonabilidad.

Creo que la positiva aplicación de los descubrimientos de la tercera ola dependerá del sentido cultural y filosófico de la existencia del hombre sobre la faz de la tierra que al mismo tiempo marcará que entiende por dignidad, principio esencial del ser humano.

Con un interrogante ético en cada paso científico que abarque que debemos hacer y como debemos ser.

 En síntesis, a la vida como acto ético.-

QUE DICE LA FILOSOFIA

    Pero hasta aquí hemos reflexionado nuestra temática desde las aristas sociológicas y bioéticas; planteando algunas articulaciones de carácter estrictamente ético. Resta aún entrar al discurso filosófico propiamente dicho y desde allí arribar al terreno axiológico.

   Partamos del par: deber ser-idealismo

   Veamos: el idealismo epistemológico sostiene la tesis de que no hay cosas reales, independientes de la conciencia.

  Al suprimir las cosas reales, sólo quedan dos clases de objetos, los de la conciencia (sentimientos, etc.) y los ideales (objetos de la lógica y de la matemática)

  De donde resultan las dos formas del idealismo: el subjetivo o psicológico y el objetivo o lógico.

  Berkeley como exponente del idealismo subjetivo nos enseña que la realidad está encerrada en la conciencia del sujeto, las cosas  -dice-  son contenidos de conciencia.   Tan pronto como las cosas dejan de ser percibidas por nosotros, dejan también de existir. "El ser de la pluma se agota en su ser percibido".

  El idealismo objetivo o lógico toma como punto de partida la conciencia objetiva de la ciencia. Donde el contenido está constituido por la suma de pensamientos, de juicios.   Considerando a los objetos como engendrados por el pensamiento. Y llega a caer en un panlogismo al reducir la realidad entera a algo lógico; tesis sostenida por el  neokantismo, especialmente por la Escuela de Marburgo, cuyo fundador Herman Cohen afirma: "el ser no descansa en sí mismo: el pensamiento es quien lo hace surgir"

   Veamos ahora, la postura del maestro vienés, a través de éstos postulados:

a)      El derecho en su sentido subjetivo es un interés o una voluntad, que impide subsumir el derecho subjetivo y el derecho objetivo bajo un concepto único.

b)      La noción de persona está estrechamente ligada a la de derecho subjetivo, siendo en rigor de verdad dos aspectos de una misma noción.

c)      Hay una función ideológica entre las nociones de derecho subjetivo y de sujeto de derecho. Nociones entre sí contradictorias, de derecho subjetivo y de sujeto de derecho.

Y sigue diciendo: " No es difícil comprender porqué la ideología del derecho subjetivo se apoya sobre el valor moral de la libertad individual y de la autonomía de la persona"

    Por lo tanto, a partir del par: deber-ser idealismo epistemológico planteado podemos sostener: Que la bioética  debe apoyarse en la moral individual y autónoma de la persona(idealismo lógico) con la actuación funcional  del deber ser ético. Preocupándose por saber lo que es (realismo kelseniano) y lo que puede ser.

Ahora veamos otra posible posición al respecto:

Si bien esta postura yerra al confundir valor con valoración. tiene razón al afirmar que no puede separarse una de otra, porque los valores no son sino que valen para alguien.

   El alemán Johannes Erich Heyde, al plantear el tema de la objetividad de los valores, entiende que la noción de valor es una noción de relación y no de esencia. Puesto que en la realidad no existen valores en sí sino valores  para alguien ; por lo tanto el valor funciona en esa realidad como  una relación  entre un objeto de valor y un sujeto valorante. De tal modo que el carácter del valor es subjetivo y relativo-.

   La apreciación del valor se traduce en una función lógica, una función del conocimiento. Hay una relación de correspondencia entre el objeto y el sentimiento del valor. "Respecto al problema de la razón del valor distingue entre el hecho sobre el cual se funda el valor y el hecho en que el valor consiste. Así un valor puede fundarse en la utilidad de un objeto pero no consistir en esa utilidad; mas cuando el sentimiento de valor está unido al objeto a causa de la utilidad que presta el mismo, entonces la utilidad es la razón del valor del objeto" (Smith)

    Llega así a un intelectualismo axiológico, desde el cual brinda una base de objetividad de los valores y sostiene el carácter relativo de los mismos. A partir de estas corrientes tomadas al azar,  considero que en torno al problema axiológico en la bioética, existe un subjetivismo en la manera de no separación de valor y valoración, ya que si bien son conceptos diferentes se incardinan necesariamente en todo momento; donde el valor es subjetivo y relativo (según época y sociedad)

   El sujeto lo transmite e impone a la sociedad como si se tratara de una persona jurídica. De aquí las diversas valoraciones culturales que encontramos a lo largo y a lo ancho de la historia de la humanidad que en definitiva se han apoyado en la moral o ética  individual y autónoma de la persona que ha actuado como funcionante del deber ser ético; a partir del discernimiento de saber lo que es y lo que puede ser. Y esa sociedad de manera circular le responde a los sujetos en un fluir constante.

   Desde la sociología sustento mi  postura  en Fichter, obviamente no al amparo de valores inmutables y absolutos; ya que en la trama social la mutabilidad y la relatividad se erigen en las características esenciales de todas las sociedades y culturas. 

    Parafraseando al autor citado ut supra afirmo que los valores no son lo que se busca, sino los que  dan importancia a las cosas que se buscan. Y las personas los usan como criterios y guías que indican el camino hacia las metas y los objetivos.   Pero hay que advertirle respetuosamente al autor citado que también en una relación de circularidad dinámica y constante el ser humano también busca, debe buscar desde su naturaleza misma conductas valiosas.

  Se me dirá que sucede con los marginados por conductas ilícitas y digo: la problemática y el accionar de estos hermanos debe medirse y estudiarse; porque el hombre no es por naturaleza malo, quizás seamos responsables como sociedad de sus miserias. ¿O acaso el niño que vive en la calle con sustancias alucinógenas diariamente eligió ese camino?   Por otro lado, no obstante lo expresado ut-supra, debe haber al menos un valor que sea absoluto, inmutable, objetivo... Es nuestra búsqueda en el presente ensayo.

   Para cerrar  el campo sociológico debemos señalar que los modos de comportarse socialmente irradian desde el individuo en soledad para con la sociedad, que va conformando vidas con distintos tipos de comportamientos. La aceptación social sobrevendrá positiva o negativamente de acuerdo a lo que el macrocosmos de cada cultura informe como los mejores modos de obrar.  Ya que en la trama social los valores se hallan articulados con las pautas de comportamiento, los roles sociales, los procesos sociales y los sistemas de estratificación.

  A esta altura de la investigación y desde una cultura del encuentro observo que se  pide realismo,  no neutralidad axiológica de la ciencia y un uso humano y crítico de la tecnociencia  que ponga a salvaguarda  la dignidad  del hombre,  manteniendo  en el grupo familiar los principios éticos que deben estar más allá de toda especulación, como punto emergente hacia una sociedad ética; que no requerirá de especializaciones según profesiones ni de naturalezas creadas artificialmente. Y llego así a una primera reflexión de alcance provisorio sobre una temática conexa que me preocupa: la cuestión de la existencia y co-existencia de una o varias éticas.

Y debo decir que en ésta cuestión arribar a una conclusión única y valedera es una utopía, pero merced a los planteamientos, podemos cuestionarnos temáticas con la esperanza de que algún día en algún lugar de la tierra arribemos a la formulación de una hipótesis que pueda ser demostrada; entre otras preguntas de carácter abarcativo encuentro:

  • ¿La ética social está determinada por las éticas individuales o éstas son conformadas por el sistema ético-social?

  • La ética sobre la que se asienta la biología y la medicina son diferentes en sus parámetros esenciales, es propia de cada ser o del grupo social?

  • ¿En la praxis de las sociedades se asiste a la existencia simultánea de diversas éticas aplicadas?

  • ¿El hombre posee una única eticidad?

En principio se puede sostener, desde el deber ser y del ser dos premisas:

  • Un único hombre ético –subjetividad de cada ser- que actúa éticamente en cada rol que desempeña.

  • Las fronteras de lo ético están delimitadas por la escala axiológica al modo de Max Scheller.

Parafraseando a Jean Bernard:“ El pensamiento científico y la técnica evolucionan y progresan, pero la sabiduría no lo hace. Es uno de los dramas de nuestra época. Si la sabiduría hubiese progresado con la ciencia, no tendríamos la bomba atómica” (Diario La Nación, Bs. As. 13-11-88 ; Entrevista de Odile Baron Superville. “La sabiduría de la ciencia”)

QUE DICE EL DERECHO PERSONALÍSIMO DE LA SALUD

 Se debe tener  en cuenta que en el valor y derecho personalísimo a la salud, en  el ámbito de la libertad se incardina un derecho y un valor más extenso que la contiene que es la vida y desde allí deben solucionarse los diferentes dilemas éticos y jurídicos cuando algunas de las normas, principios o valores entren en conflicto con otras de similar enjundia.

   En segundo término, que es el piso filosófico el que ineludiblemente sostiene las decisiones tomadas por el hombre. Partiendo del éthos, que como fenómeno de la moralidad no puede estar ausente de ninguna cultura, es la factibilidad normativa que acompaña ineludiblemente a la vida humana, manifestándose en las actitudes, convicciones, creencias morales y formas de conducta de una persona individual o de un grupo societario.

  Abarca como tal, todo nuestro obrar, el del médico, el del jurista, el del paciente, el del padre y el del menor adulto y es el que le imprime reflexivamente sentido a la vida. Desde lo deóntico o normativo como desde lo axiológico o valorativo.

  Recién a partir de aquí la ética como cara inseparable de la biología puede formularse  preguntas como: ¿qué debo hacer? ¿qué es valiosos en sí mismo? o ¿qué es valioso en la vida?

  Por lo tanto, las normas jurídicas  nos dicen que se debe hacer y la filosofía práctica -la ética- pregunta por que se lo debe hacer, cómo se lo debe hacer, para qué se lo debe hacer y cuando se lo debe hacer.

  Desde la ética aplicada como “normatividad indirecta de la ética”, al decir de Nicolai Hartmann se guiará al consentimiento informado en las distintas prácticas, para poder responder hasta que punto lo posible es permisible.

  Frente a la falsa ilusión de que más y mejores normas resolverán los conflictos, digo que no hacen falta más normas jurídicas ni reglas de tal tenor para regular a nuestro objeto de estudio, hace falta aplicar la ética.

ELABORACIÓN NORMATIVA

Para la elaboración de la norma jurídica bioética hay que reconocer la tridimensionalidad del mundo jurídico desde un realismo genético.

Ya que al elaborar una norma, como dice Ciuro Caldani, lo que se hace es  “básicamente, producir un reparto –de cierto modo podría decirse realizar un fenómeno de conducción- y ese reparto debe satisfacer en el máximo nivel posible los valores jurídicos, que culminan en la justicia”.

Un mundo jurídico que necesariamente se integra y relaciona estrechamente con el mundo político que le da nacimiento a la norma mediante los poderes constituidos del Estado de Derecho.Así la elaboración de normas es básicamente un reparto de potencia e impotencia, que debe comprenderse de manera dinámica y realista.

En el terreno axiológico, el elaborador debiera investigar las finalidades objetivas de los acontecimientos y descubrir los valores respectivos.

En nuestro tema es muy importante cual es y cual debe ser la relación del nuevo reparto con los otros que  constituyen el sistema jurídico normativo. Ya que de lo contrario podría perjudicar a los casos singulares al momento de su aplicabilidad., como también observarse incongruencias o contrariedades normativas, entre otras problemáticas.

Por ejemplo, en el caso específico del CI como derecho personalísimo vinculado a la disposición del propio cuerpo en las relaciones clínicas; y que como tal tiene las características de ser innato, vitalicio, necesario, extrapatrimonial, privado, absoluto y no indisponible, entre sus principales caracteres, es inherente al reparto la realización del valor conducción, ya que según sea el reparto autoritario o autónomo se satisfacerán los valores respectivos de poder y cooperación; lo cual determina un grado de eticidad de signo diferente y una valoración también diversa.

LOS TRES PILARES

Para concluir  interconectaré tres pilares: a) el lingüístico por medio del verdadero significado del término bioética; b)  el normativo a través de la Declaración de Helsinki y c) el filosófico.

    Respecto al plano lingüístico el mismo Potter es quien destaca el peligro de la ruptura entre los dos ámbitos del saber: el científico –referido a los hechos biológicos- y el humanístico -referido a los valores éticos de la cultura humanística-

El proceso cientificista  referido a los hechos biológicos, abarca los procesos científicos tecnológicos indiscriminados que ponen en peligro a la humanidad y su supervivencia sobre la tierra. La solución es establecer un puente. La ética, entonces, no debe referirse sólo al hombre sino que debe referirse también a cualquier.

 La bioética debe unir a la ética (valores éticos) y a la biología (hechos biológicos). De lo contrario, el progreso científico puede resultar, paradójicamente, contrario a la capacidad de supervivencia de la humanidad.

Los temas bioéticos deben estudiarse sistemáticamente desde la conducta humana en el ámbito de las ciencias de la vida y de la salud, y analizarse a la luz de los valores y principios morales (Conf. Enciclopedia de Bioética, 1978)intervención científica del hombre sobre la vida en general.         

En este caso la propuesta del tratamiento de los valores es desde una ética de la vida, el éthos de la vida, que deberá orientar desde la universalidad la formación de un ser humano capaz de incorporar al medio el respeto a la vida en general y a la vida humana en su dignidad esencial, la defensa de la vida frente a las formas de manipulación, desintegración o destrucción; la promoción de una ética de la vida que priorice la justicia y la solidaridad como antídotos del individualismo egoísta y las formas discriminatorias tan arraigadas en la post-modernidad.

No por muy conocidas dejan de tener significación aquellas palabras de Viktor Frankl: “¿Quién es en realidad el hombre? Es el que siempre decide lo que es. Es el ser que ha inventado las cámaras de gas, pero asimismo es el ser que ha entrado en ellas con paso firme musitando una oración”

De aquí la gran importancia de enseñar a valorar la relación médico-paciente, no sólo para ofrecer apoyo emocional, sino para comprender la influencia del contexto que puede determinar un rol decisivo en la enfermedad. La teoría de que la capacitación científica debe equilibrarse humanísticamente fue presentada en las declaraciones de Edimburgo y de Alma Ata, cuando afirmaron el derecho de las personas a participar en la atención y cuidado de la salud.

De tal forma, el fin fundamental de la Bioética es que el hombre pueda recrear el respeto a la vida, de manera que pueda aprender que:

1) El ser humano como persona se manifiesta esencialmente único, irrepetible, dotado de autoconciencia,  interioridad y libertad.

2) Está llamado a la cultura del encuentro, existe con otros en el mundo para realizarse con ellos en su historia  personal y comunitaria

3 ) Reclama un respeto incondicional y en este sentido absoluto-

4 ) Porque es libre, se compromete con un sistema de valores que otorgan sentido a su vida.

5 ) Es capaz de definir un proyecto vocacional, existencial y trascendente

6) Por ser persona, posee dignidad absoluta y por lo tanto tiene el derecho de vivir dignamente acorde a su esencia.

7) Su inteligencia racional le permitió descubrir las leyes de la naturaleza e intervenir en ellas- pero como se viene señalando-

En consonancia con estas ideas directrices, el Convenio para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones de la biología y la medicina. Convenio relativo a los derechos humanos y la biomedicina, aprobado por el Comité de Ministros el 19 de noviembre de 1996 Consejo de Europa, sostiene la necesidad de respetar al ser humano a la vez como persona y como perteneciente a la especie humana y reconociendo la importancia de garantizar su dignidad, lo cual equivale al respeto por la vida misma. Afirmando que los progresos en la biología y en la medicina deben ser aprovechados en favor de las generaciones presentes y futuras.

Desde sus disposiciones generales garantiza a toda persona sin discriminación alguna la dignidad, la identidad, el respeto a su integridad y los demás derechos y libertades fundamentales con respecto a las aplicaciones de la biología y de la medicina. (1)  En cuanto a las situaciones de urgencia, cuando no puede obtenerse el CI, podrá procederse inmediatamente a cualquier intervención indispensable desde el punta de vista médico a favor de la salud de la persona afectada. (Convenio del Consejo de Europa, 1.997)

Deben tomarse en consideración los deseos expresados con anterioridad con respecto a una intervención médica por un paciente que, en el momento de la intervención, no se encuentre en situación de expresar su voluntad.

A lo que se suman los elementos del CI a tener en cuenta por los profesionales de la salud, como :descripción de los objetivos de estudio, tipo de tratamiento y modo como el paciente será asignado, efectos positivos y negativos predecibles, informaciones alternativas, libertad de preguntar y de retirarse y seguridad de requerir un tratamiento adecuado en  caso de retirarse.( Elementos conforme al Código de Regulaciones Generales de los EEUU 1989 y “Aspectos éticos y consentimiento informado” en Rev, Hosp. Clínico Univ. de Chile, vol 3, nº3/4 1992).

·         En segundo lugar, la Declaración de Helsinki, señala una serie de recomendaciones para guiar a los médicos en la investigación biomédica de seres humanos; adoptadas por la 18º Asamblea Médica Mundial, Finlandia 1964 y desde su introducción marca la misión del médico de velar por la salud de la humanidad. En concordancia la Declaración de Ginebra de la Asociación Médica Mundial. Señala el deber del médico con las palabras: “velar solícitamente y ante todo por la salud de mi paciente” y en el Código Internacional de Etica Médica se declara que el médico debe actuar solamente en el interés del paciente, al proporcionar atención médica que pueda tener efecto de debilitar la condición mental y física del paciente.Si el médico considera esencial no obtener el permiso consiente del individuo, él debe expresar las razones específicas de su decisión, en el protocolo que se transmitirá al comité independiente.

  La 5º Reforma de la Declaración del año 2.000 aumenta las exigencias para las investigaciones, enfatiza la responsabilidad ética y legal del investigador, remarca el deber del médico de proteger la vida, la salud, la intimidad y la dignidad, la necesidad de realizar un balance  entre costo-beneficio de la investigación, en principio la abstención de participar en proyectos de investigación seres humanos, salvo que existan razones que la justifiquen para una determinada población.

Por último de la filosofía de la declaración se desprende, entre otras normas, la que estipula que si hay esperanza de salvar la vida, restituir la salud o aliviar el sufrimiento, el médico puede permitirse usar procedimientos preventivos, diagnósticos y terapeúticos nuevos o no probados con el C.I. del paciente.

“Es deber del médico permanecer en su rol de protector de la vida y la salud del individuo sujeto a la investigación biomédica.” (Cabello Experimentación en humanos, derechos humanos y ética médica)

Y ya en el nivel de análisis que he dejado para el cierre, como conjuga todos estos elementos la axiología.

Para la corriente estadounidense que enfatiza el valor autonomía el consentimiento informado, es sin lugar a dudas el determinante de que una investigación sea ética. Sin embargo para otros, existen siete requisitos éticos para evaluar la ética de la investigación clínica y ellos son: el valor social o científico de la misma, su validez científica, la selección equitativa de los sujetos, una razón riesgo-beneficio favorable, una evaluación independiente, el  consentimiento informado y el respeto por los sujetos inscriptos. Los cuales proporcionan un marco sistemático para guiar  las evaluaciones de los protocolos de las investigaciones.

Al margen de la disputa doctrinaria, para nuestro enfoque en este acápite lo que interesa es que para ser ética la investigación clínica debe tener valor, lo que representa un juicio sobre la importancia social, científica o clínica de la investigación También se debe evaluar si una intervención conduce a mejorar en la salud o al bienestar de la población, realizando un estudio preliminar antes de una intervención o  las  pruebas necesarias previas a un avance  científico. Y ese valor social debe ser ético no sólo porque hay que usar responsablemente los recursos limitados como dinero, espacio y tiempo, sino fundamentalmente porque no se puede exponer al hombre a riesgos  y daños potenciales o sin la posibilidad de algún beneficio personal o social  con el eje  de valoración en la vida misma; la cual muchas veces se desconoce  en la frecuente explotación de las poblaciones vulnerables.

No es ajeno el bien común en consonancia con la dignidad humana y la interrelación necesaria que debe existir entre ambos en la bioética.

 Campo por demás complejo como nuestro fenómeno jurídico y la tarea que le concierne al elaborador de normas bioéticas.

CONCLUSIÓN

 En pocas palabras procedo a realizar una reflexión abierta pero concluyente, desde el momento mismo que el ser humano es persona posee dignidad absoluta y por lo tanto tiene el derecho de vivir dignamente acorde a su esencia, al mismo tiempo que el deber de respetar a los otros en su dignidad.

Con lo cual queda dicho que ésta se erige en el pilar sobre el que deberá asentarse el bien común y que las políticas de los Estados o de los laboratorios, como los distintos avances biológicos no podrán, desconocer la esencia misma de nosotros que  lleva el signo de lo supremo. Debe salvarse de ese modo a la dignidad y con ésta al hombre en ésta época de  crisis de valores con una tecnociencia vacía de contenido.

Las generaciones futuras son el proyecto y la esperanza que debe guiar nuestro accionar diario para encauzar los cada vez más complejos dilemas bioéticos por la senda de la naturaleza y de la vida

La interrelación bien común- dignidad es de esperar que vuelva a su cauce natural de paridad y equidistancia. Y que las normas como objetos culturales respondan realmente a los conflictos  bioéticos

En un espacio y tiempo que al mirar la realidad no puede dejar de advertir que poder , política y normas constituyen (y constituyeron) una trilogía inseparable que deberá buscar en la justicia al criterio orientador que asegure un espacio de libertad en la línea de la vida .

Autora: Dra. Miriam Magdalena Sanders Bruletti

Profesora Titular de la Universidad de Flores. En Representación para éste Congreso de la Cátedra de Filosofía del Derecho con ponencia exclusiva de su autoría.

Directora por Concurso de la Junta de Interpretación y Reglamento de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 

Bibliografía  Consultada

  • Ciuro Caldani, Miguel:  "Notas sobre los valores jurídicos" en Filosofía, literatura y derecho; Ed. Fundación para las investigaciones jurídicas, Rosario, 1.985.
                     “Acerca de las características y la dialéctica de los valores” en Investigación y Docencia, Nº 24, Rosario Fundación para las investigaciones jurídicas, 1994
                     "
    Hacia la comprensión plena de la elaboración de normas” en Investigación y Docencia, Nº 18, Rosario Fundación para las investigaciones jurídicas, 1991.

  • Dabove, María Isolina: “El derecho como complejidad de saberes diversos” http://www.cartapacio.org.ar 2004

            “Carencias, ideologías e integración del ordenamiento normativo” en Boletín del centro de investigaciones de Filosofía Jurídica y Social, Nº15 Rosario, Fundación para las investigaciones jurídicas, 1992

             “Aproximación a la filosofía analítica desde la bioética y el bioderecho”  Similitudes, diferencias y posibilidades en Bioética y Bioderecho, Nº3, Rosario, FIJ, 1998, págs.25 y ss.
     

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos

  • Deschamps, Daniele, "Los problemas éticos de las terapias genéticas" Nanterre, Francia,1.998

  • Documento del Vaticano Donum Vitae, Instrucción para la protección de la vida humana naciente y de la dignidad de la procreación. Marzo de 1.987.

  • Ekmekdjian, Miguel: "Temas constitucionales, LL Bs As, 1987 y "El derecho a la dignidad en el pacto de San José de Costa Rica, Rev. L.L.; ejemplar del 30-10-86

  • Fichter, Joseph H. "Sociología" Ed. Herder, Barcelona 1.982

  • Gafo, Javier: "Problemas éticos del proyecto genoma humano", en Etica y biotecnología, UPCM, 1.993.

  • Gafo, Javier: "Nuevas técnicas de reproducción humana" Ed. Salterrae, Madrid, 1986.

  • Gracia, Diego: "Fundamentos de bioética" EUDEBA. Madrid, 1989.

  • Habermas, Jürgen: "Discurso filosófico de la modernidad" Ed. Taurus, 1989; trad. de Manuel Jiménez Redondo.

  • Hessen, Johan "Teoría del conocimiento" Ed. Losada, Bs. As. 1.974

  • Hooft, Pedro: "Aspectos iusfilosóficos de la procreación artificial". Ponencia presentada al II Congreso Internacional de Filosofía del Derecho. La Plata, mayo de 1.987.

  • Hooft, Pedro: "Los derechos humanos frente al desarrollo de la ciencia y la técnica: La protección de la vida humana naciente"; El Derecho, Bs As; t.127.

  • Hooft, Pedro: "Bioética y derecho" en Rev. El Derecho, Bs As,t.132/89

  • Hooft, Pedro: "Bioética, biopolítica y bioderecho", Jurisprudencia Argentina, Bs. As. 1994-II-784

  • Kelsen, Hans "Teoría Pura del Derecho" EUDEBA 1.981

  • Ley 11.044 y Decreto 5290/90

  • Ley 24.193

  • Mainetti, José: "La crisis de la razón médica" en Introducción a la filosofía de la medicina. Ed. Quirón. La Plata, 1.988.

  • Mainetti, José: "La revolución trasplantológica" en Estudios bioéticos, Ed. Quirón. La Plata, 1993.

  • Mandrioni, Héctor: "El filósofo y el político ante el futuro", en Filosofía y Política. Ed. Guadalupe. Bs. As. 1.986.

  • Mandrioni, Héctor: "Pensar la técnica. Filosofía del hombre contemporáneo". Ed. Guadalupe. Bs. As. 1.991

  • Mandrioni, Héctor: "El hombre. Una plataforma básica" en Ensayos Filosóficos. Ed. Itinerarium, Bs. As. 1.987.

  • Penchaszadeh, Víctor: "Consecuencias éticas del estudio del genoma humano", en Revista Ciencia Hoy, Vol 6, Nº 32, Bs. As., 1.995

  • Rawls, John: Teoría de la justicia", FCE, 1.979.

  • Romero Casabona, Carlos: "El proyecto genoma humano y sus derivaciones, en Etica y Biotecnología, ed.Javier Gafo, UPCM, 1.993.

  • Smith, Juan Carlos "El desarrollo de las concepciones jusfilosóficas" Ed. Abeledo Perrot, Bs. As. 1.980

  • UNESCO, Declaración Universal sobre el Genoma Humano , París 1.997

  • Von Wright, George: "Ciencia y razón" en Rev. Etica y Ciencia, año II, nº2; 1988.

*                      *                        *                         *                            *     .

 (http://www.bioeticaclinica.com.ar)  Autor: Dra. Miriam Magdalena Sanders Bruletti. 2006. I CongresoInternacional de Bioética. Córdoba- España

 

 

Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
 © COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados