Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

EL CAMBIO EN SALUD

(Cambiemos antes de que el cambio nos arrastre)

  CRISIS es un ideograma chino, es la combinación de un Problema y su Oportunidad.  Detrás del apremio visualizamos la posibilidad de alternativas positivas mediante el CAMBIO.

Dicho cambio es lo único permanente. La industria relojera de Suiza no creyó práctico utilizar las oscilaciones del cristal de cuarzo para hacer relojes, el Sr. Seiko vio más allá. A los suizos les costó caro. El cambio se realiza en base a visión y lo llevan a cabo Líderes con Valores.

Hay tres opciones ante la crisis:

  • Generar los cambios.

  • Entender los cambios.

  • Ignorar los cambios.

Pero, hay que partir de la premisa de que el cambio por el cambio no sirve. Actualmente el cambio se concreta a partir de datos procesados inteligentemente, eso se llama Información. Intentemos visualizar los cambios en la atención médica que se han producido en los últimos años.

Ayer el paciente era sumiso, difícilmente intervenía en alguna decisión. Hoy el paciente es exigente, está informado, cambia con rapidez de profesional. SE QUEJA y esta queja no debe ser desoída, debe ser la base para analizar su origen, tratar de modificar la sensación negativa por un cambio nuevo que proporcione “satisfacción al cliente”, lo retenemos y transformamos  lo negativo en positivo. Logramos una oportunidad que nació de un problema.

Las expectativas del cliente/paciente son colmadas, a eso lo llamamos CALIDAD.

El paciente espera con paciencia, el usuario se queja y el CLIENTE exige y elige.

Ayer el consultorio privado era el fundamento de los recursos económicos, la práctica privada terminó en el aislamiento, en lo solitario en lugar de priorizar todo lo solidario.

Hoy las Obras Sociales, prepagas, coberturas, negocian por los pacientes y por los efectores de la salud, esos que están en la línea de fuego.  Los profesionales solicitan ser incorporados a cartillas, a listados. La competencia individual se transforma en competencia global.

  La clave del cambio está en las personas, ése ser único e irrepetible, y va dirigido al CLIENTE, es decir al Paciente, la persona más importante del consultorio, del cual dependemos, es el motivo de nuestro trabajo, él nos da la oportunidad para servirle (porque lo nuestro es un SERVICIO) y a quien tenemos que seducir constantemente, ES LO UNICO REAL.

Nuestra gestión en salud es crear productos para clientes. Si no puedo generar los cambios, entiendo los cambios. Si los ignoro, los cambios me ignoran a mí. Es un desafío personal, pero no hay que morir por ello. Hay una transformación en la economía que se produjo en base a Globalización, Revolución Tecnológica y Velocidad de Cambio.

Las dos primeras – la globalización y la revolución tecnológica- serían fáciles de administrar si no fuera por la velocidad del cambio con su ritmo vertiginoso que complica la posibilidad para adaptarse a ello.

Los que conformamos el Equipo de Salud,  los recursos humanos, debemos transformarnos en Humanos con Recursos. Debemos adoptar un patrón de RESILIENCA que será la habilidad de demostrar al mismo tiempo fuerza y adaptabilidad para enfrentar un desorden que nos amenaza, es decir, un sistema interno de orientación que las personas utilizan para reorientarse cuando pierden el rumbo. Es imposible transformar la organización si los LIDERES – nosotros - no estamos comprometidos con el cambio.

Pero, todo en base a valores (del latín valere=gozar de buena salud) que implica valiente, válido, un modo ético de concretar el bien, algo que hemos elegido. Las conductas por quien la realiza y para los demás tienen su base en el Respeto, la Honestidad, la Sinceridad, La Integridad, la Solidaridad, la Generosidad, el Juego Limpio.

En pocas palabras: Reconocer la Humanidad del Otro. Observamos que la tecnología es una facilitadora en nuestra labor diaria, debemos buscar la respuesta a dos preguntas esenciales: ¿cómo utilizamos la tecnología? y ¿para qué utilizamos dicha tecnología?

Entendemos que la posible respuesta está en saber relacionar e intentar accionar ese motor de la vida misma que se llama motivación y que nos llevará a saber, que en cierto modo es sinónimo de saborear. En ese momento creceremos como personas, lo cual se proyectará en la sociedad donde convivimos.

Uno de los factores de mayor incidencia en el quehacer de la salud será ser parte de la Educación Continua, es decir continuar la educación... Revalidar  el criterio de APRENDER A APRENDER pero no como un slogan sino llevar a la práctica diaria, en toda situación la posibilidad del aprendizaje efectivo utilizando los conocimientos y las destrezas necesarias.

Conocemos la casuística y lo que refleja: durante los últimos cien años, la mayor parte del tremendo aumento de la capacidad de producción de riqueza y de la renta personal se ha gastado en mayor ocio, en atención médica y en educación.

Son los tres campos de mayor crecimiento en el siglo XX. ¿Esto continuará así?    Todo esto exige OPEN MIND, porque las mentes son como los paracaídas, funcionan cuando están abiertas.

  En el Sector Salud intervienen cuatro elementos que influyen poderosamente:

Velocidad – Impacto del Cambio – Competencia Globalizada – Pérdida del Poder de la Posición.

  Y los cambios vinieron para quedarse. La Industria de la Salud es a nivel mundial la segunda en importancia después de la industria bancaria, y su crecimiento relativo es varias veces superior a ésta última.

Dice Peter Drucker: “Cuando una teoría del negocio se torna obsoleta, solo queda un camino, el abandono o la innovación”.

El cambio es realmente una navegación en aguas tormentosas, pero debemos saber capitanear nuestro barco de la salud. Es la única manera de concretar nuestros sueños. No ser sorprendidos por las sorpresas del cambio. Más aún, tenemos herramientas que pueden ayudar en nuestro proyecto:

  • Cuidemos el negocio (se entiende por negocio hacer algo).

  • Brindemos Calidad en los Servicios y rapidez en las respuestas.

  • Capacitémonos.

  • Seamos líderes comprometidos.

  • Hagamos alianzas estratégicas.

  • Protejamos al cliente/paciente.

  • Humanicemos la medicina.

  • Protestemos menos y propongamos más.

  • PENSEMOS QUE EL CAMBIO ES UNA GRAN OPORTUNIDAD.

  Habrá también Cambios Fallidos y esto pasará por la resistencia, las expectativas nos realizadas o no realistas, las habilidades inadecuadas, la falta de compromiso e involucramiento.

Pero la mayoría tendrá relación con los aspectos Humanos del cambio y será mínima la faz técnica del mismo. El gran desafío es minimizar el decaimiento temporal y reducir la transición sin resignar a la profundidad que el cambio requiere. La resistencia al cambio es natural y los motivos que lo ocasionan es NO QUERER – NO PODER – NO CONOCER.

  “La ignorancia sobre la íntima naturaleza de nuestra resistencia a cambiar es la que mata al cambio y no la resistencia en sí misma” dice Douglas Smith.

  Los efectores de la salud debemos estar convencidos que todo este proceso comienza por uno mismo, y la idea es hacer las cosas sencillas, pero debemos estar preparados puesto que no serán simples.

Y cuando encontremos una palabra llamada Adversidad, pues entendamos que esa no es la palabra final, pues muchas veces las dificultades son incentivos para buscar soluciones.

Prof. Dr. Joel Drutman
 

 

Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
 © COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados