Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

CALIDAD Y CALIDEZ EN EL AMBITO DE LA SALUD

Los cambios en salud nos muestran el sendero a transitar, es necesario prepararnos para ser parte de ellos pero con el cuidado de los riesgos que traen aparejados. Para ello, comentaremos que nos sucede cuando el burnout nos incendia.

La Educación para la Salud es un componente al que estamos ligados y compartiremos esa experiencia con ustedes.

Cuando el marketing llega a nuestra vida debemos estar preparados, hay que entenderlo y utilizar ese conocimiento que puede ofrecer factores positivos a nuestra labor.

Concluiremos nuestra sección con la filosofía y el entendimiento del Equipo de Salud, componente  tan valioso cuando queremos  llevar adelante un proyecto en el ámbito de la salud del siglo XXI.

La intención es que logremos un acercamiento del lector  a las distintas variables que son arte y parte del ambiente en que nos desempeñamos, así juntos  la tarea del cambio será potenciada y facilitada.

Todo nuestro quehacer diario, ya sea como profesional de la salud, como docente o periodista, gira alrededor del Ser Humano y nada de lo humano nos resulta ajeno.

Si desde nuestra actividad logramos transmitir valores, seguramente obtendremos una devolución a través de conductas y cuando nos convirtamos en un Buen Profesional Bueno, habremos sumado a nuestra competencia (saber hacer, haciendo) la calidez, la comprensión y el respeto por nuestro prójimo.

El camino de oro donde se prioriza la Otredad comienza a ser desandado, el puente está tendido, transitemos juntos por ésta forma de Vida.
 

 PERIODISMO DE DIVULGACIÓN CIENTÍFICA
(Hacernos entender)

Capítulo 1

Es éste el momento de poner en práctica una premisa del periodismo: transformar la noticia en conocimiento, es decir, que la sociedad toda pueda mejorar sus condiciones de vida como consecuencia de la información recibida. Esto es posible de lograr  mediante la comprensión pública de la ciencia.

Los textos de Divulgación Científica (DC) son  una “reformulación de un texto fuente fundado en un cambio de destinatario” (Ciapuscio, 1993). Cuando un  periodista profesional logra mediante su discurso  llegar al lector, interesar al mismo y atraerlo en un espacio disponible muy restringido, convierte a la DC en algo mágico: hace comprensible la información vedada por su léxico.

La transformación del idioma científico/técnico  limitado al ambiente académico, repentinamente cambia de destinatario, “sale” del laboratorio para llegar a una sociedad ávida de conocimiento, preocupada por la salud, interesada por las alternativas de una vida mejor. Pero antes de introducirnos en la DC, debemos saber que existe el Discurso Científico Especializado, conocido como “paper”, compartido por expertos que no tienen  ningún problema para entender dicho léxico, y lo encontramos en las revistas para especialistas. En otro nivel encontramos al Discurso de Semi- Divulgación Científica, donde el emisor es un especialista y el receptor tiene una formación académica que lo habilita para entender el mensaje.

Volvamos al DC, cambiamos el lenguaje, lo hacemos accesible al  lector lego para que entienda, que logre aprehender una noticia con la posibilidad de mejorar su momento. La comprensión de lo que está leyendo es la base para que nuestra comunicación sea bidireccional, que nos acompañemos mutuamente, que podamos construir un idioma en común, en caso contrario quedamos a mitad de camino entre el emisor y el receptor. No nos comunicamos. Es la incomunicación.

Una vez registrada la información, el lector podrá extraer de la misma los detalles que más le interesan  y eso lo hará en base a una formación cognitiva particular y a la estructura psico-socio-cultural propia de su personalidad. Dice Teun  A. van Dijk: “…lo que la gente recuerda de un texto no es tanto su significado, sino más bien el modelo que construyen acerca del hecho sobre el que se trata el texto…”

Entendemos la importancia que tiene la reformulación del léxico y del texto mismo  para la comprensión pública de la ciencia en base a modelos personales y subjetivos del lector. Cuando dicho lector logra unir lo nuevo que lee con la trama de conocimientos que trae consigo, existe la posibilidad de que la comprensión del discurso se concrete. Respecto al periodista especializado, tiene el enorme poder de mejorar el estilo de vida del lector, transformar a la Salud en un Bien Ser más que en un bienestar.

Debe ser cuidadoso con la información que transmite, no “reificarla”, es decir, no querer demostrar que “esto es así y no hay otra posibilidad”, todo lo contrario, debe intentar traslucir que “esto” es así por ahora, que puede haber cambios ya que la investigación tiene sus puertas abiertas a nuevos paradigmas, a cambios, a mejoras. El conocimiento científico varía continuamente, la explosión tecnológica influye para ello y lo que decimos hoy puede ser diferente mañana.

Inclusive, las fuentes que tomamos para verificar, mejorar, hacer creíbles nuestras noticias deben ser investigadas y pulidas y, a pesar de todo ello, recordar que muchas veces dichas fuentes son movidas por intereses personales, variables políticas, fundamentos antiéticos. En el periodismo de DC  (y en general) es menester  profesar la lealtad con la verdad y eso, según Platón convive con la sabiduría, coraje, templanza y justicia (La República).

Los investigadores necesitan de la comunicación, el ser humano no puede vivir sin comunicarse. Mediante la DC logramos que el científico abra las puertas de su laboratorio, de su bunker, para que la sociedad  sea parte del proyecto. La DC  allana el camino, derrumba esa muralla psicosociocultural, hace que lo complicado se transforme en sencillo, pero eso no quiere decir que sea fácil.

Este tipo de periodismo tiene la mística, tiene el compromiso con la gente porque informa y educa al mismo tiempo. La sola idea de educar a la sociedad para una vida mejor, para cambiar hábitos, para disminuir la morbi-mortalidad y esencialmente para que la calidad de vida se transforme en una vida con calidad, debe predisponer al periodismo de DC a la mejora continua, a una gestión de calidad donde la meta final es –parafraseando a la Organización Mundial de la Salud- “salud para todos”, es el summum bonum (bien superior).

El Periodismo Educativo y Científico, según  CIMPEC.OEA. (1976) debe resolver problemas que contienen implicancias éticas, a saber: 

1.         Distinguir el perjuicio que el avance científico y tecnológico puede inferir, en algunos campos, a la sociedad.

2.         Eliminar la apología de los delitos, los narcóticos, la violencia y los totalitarismos.

3.         Respetar las fronteras del honor, la dignidad y la vida privada de las personas.

4.         Atribuir el crédito por una idea o una innovación solamente a quien en realidad le corresponde.

5.         Mantener lealtad a las grandes aspiraciones nacionales y objetivos supremos de la comunidad.

6.         Atender el dictado de la decencia y las buenas costumbres.

En el año 1974, se realizó en Caracas (Venezuela) el 1er. Congreso Iberoamericano de Periodismo Científico, es interesante conocer sus conclusiones, más aún, la Declaración de Principios Éticos del Periodismo Científico:

• El periodista científico defenderá el derecho de todo ser humano a participar en el desarrollo del conocimiento.

• Promoverá la confianza de la comunidad hacia la ciencia, promoverá la difusión de los hallazgos que beneficien al hombre y tratará por todos los medios de valorizar con la máxima claridad los aspectos positivos del avance científico y tecnológico, y denunciar los negativos, en relación con el individuo y con la sociedad.

• Denunciará la peligrosidad de las falsas ciencia, que son obstáculo para el desarrollo espiritual y material del ser humano y tratará de desenmascarar a sus cultivadores.

• En materia de información médica, tratará de no suscitar vanas esperanzas en quienes padecen enfermedades graves, dando nombres de productos, drogas, medicamentos, con que pueda beneficiarse un laboratorio comercial, defendiendo- irresponsable e indiscriminadamente- descubrimientos no comprobados totalmente o de sustancia o fármacos cuya eficacia no ha sido confirmada.

• La noticia científica podrá completarse, cuando sea posible con una explicación sobre la personalidad del autor del descubrimiento o sobre la calidad del Centro de Investigación donde se haya originado la noticia. De ese modo puede el público valorar, en sus justos términos, la mayor o menos trascendencia de la información.

• Deberá cuidar que la atribución de las ideas o las innovaciones, solamente corresponden a quienes en realidad les pertenecen.

• El periodista científico deberá promover y fomentar el desarrollo de la investigación, tanto básica como aplicada, que atienda el bienestar de la comunidad local o nacional, como internacional; trabajará por la creación de una conciencia pública sobre el valor de la investigación científica al servicio del desarrollo de los pueblos.

Entendemos que el periodismo es ante todo servicio público y por ende, un gran motivador de la sociedad que quiere informarse, más aún, que desea vivir en  comunicación continua. Y si es posible reforzar la idea del servicio mediante la apertura hacia la Solidaridad Social, entonces la participación  se hace más fuerte, y la democracia de los pueblos crece, se agiganta.

Pero, primero lo primero: la DC nos acerca a la sociedad para informar y educar, y será el soberano (el lector) quien debe entender el mensaje, en caso contrario, el culpable del cortocircuito será siempre el autor (emisor) que no se hace entender. Se habrá roto el puente entre la educación y  la información.

Dijo Albert Einstein: “Es una locura seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes”.

Prof. Mg. Joel Drutman
 

 

Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
 © COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados