Educación para la Salud
Calidad con Calidez en Información

 

Acromelalgia.  Síndrome de las Piernas Inquietas


Es un trastorno de origen neurológico caracterizado por movimientos bruscos que afectan principalmente los miembros inferiores. Está vinculado a mioclonías, es decir a contracciones bruscas, breves e involuntarias, que pueden afectar a un músculo o un grupo de músculos.

Estas alteraciones se originan generalmente durante el sueño y quienes lo padecen describen hormigueo, sensación urgente de mover o sacudir sus piernas, golpes que producen las piernas entre sí, escalofríos, entre otras manifestaciones.

Epidemiología

Este Síndrome está bajo constante estudio, las estadísticas muestran que cerca de un 10% de las personas sufren este trastorno. Según han demostrado las últimas investigaciones, su prevalencia se presenta en poblaciones cuya edad supera los 60 años, aunque han aparecido casos en jóvenes y adultos mayores. Afecta en proporción 2 a 1 a mujeres respecto de los hombres.

Manifestaciones

Los enfermos del Síndrome de Piernas Inquietas (SPI) se caracterizan por presentar problemas con el sueño debido a que la sensación de hormigueos, movimientos bruscos, desplazamientos y pinchazos en sus miembros inferiores produce una inmediata interrupción del sueño. Cuando se filman a estos enfermos en estado de reposo se observan contracciones que se presentan durante 20 a 30 segundos. Estas sacudidas obligan al paciente a despertarse y moverse para aliviar estas sensaciones.

Su principal manifestación es el insomnio. Las sacudidas también pueden ocurrir cuando la persona está sentada, exteriorizándose este trastorno siempre en forma involuntaria. La manifestación puede darse igualmente en sus brazos o manos, aunque en menor medida.

De la mención de estos factores se deduce que el paciente de SPI tiene disminuida gravemente su calidad de sueño y calidad de vida.

Causas

Se desconoce su desencadenante, durante varios años el relato de los pacientes hacia prever un problema psicológico, pero durante este 2007 se ha descubierto que existen varios cromosomas implicados en su origen, por lo cual se ha determinado que existe una predisposición genética.

Se lo ha relacionado también con una complicación a nivel del sistema dopaminérgico, más específicamente con una falla para poder almacenar Hierro, lo que provocaría con el paso del tiempo una hipofunción en la dopamina para establecer sus funciones.Recientemente se lo ha vinculado a neuropatía periférica, trastornos de atención e hiperactividad e insuficiencia renal. Pero es importante saber que el SPI es diferente del Mal de Parkinson.

Entre los desórdenes que provoca puede mencionarse: problemas de concentración, de ejecución fina de tareas manuales, cansancio diurno que disminuye la capacidad para conducir y para efectuar actividades sociales.

Diagnóstico

Se deduce que alrededor del 80% de las personas que padecen este problema desconocen su origen o lo atribuyen a situaciones de stress, enfermedades articulares, calambres o trastornos circulatorios.

Para detectarlo, se puede precisar mediante:

  • Aumento de manifestaciones en horas de la tarde o en estado de reposo
  • Parestesias o disestesias (es decir, percepción dolorosa sin estímulo externo) durante el sueño o en viajes prolongados.
  • Medición de niveles de ferritina en suero
  • Polisomnografía
  • Registros Electromiográficos

Tratamiento

No Farmacológico

Constituyen medidas para mejorar el desempeño diario y aliviar tensiones.

Para ello se aconseja:

  • Controlar los aportes orgánicos de Hierro
  • Reducir el consumo de alcohol, café y tabaco
  • Realizar ejercicio físico durante la tarde
  • Evitar cholocates y cafeína presentes en bebidas

Farmacológico

Depende del tiempo de manifestación de los síntomas y de la gravedad de los mismos

  • Tomar bajo control médico, suplementos en base a complejo Vitaminico B, Calcio y Magnesio
  • Empleo de agentes dopaminérgicos, sedantes, analgésicos y anticonvulsivantes

Referencia de Fármacos:

  • Analgesicos: codeína, propoxifeno, opioides como oxicodona
  • Agentes Dopaminérgicos: pramipexol, ropirinol y levodopa
  • Anticonvulsivantes: gabapentina y pregabalina
  • Sedantes: clonazepam

Eps Salud. Recomendaciones:

Debido a que este trastorno suele ser confundido con otras enfermedades vinculadas a la psiquis, a las apneas o stress, aconsejamos que ante una sospecha de concurrencia de signos, realice una consulta médica para valorar su diagnóstico correcto.

La falta de difusión de esta enfermedad contribuye a que miles de personas no puedan tener un sueño reparador y a que por sus episodios crónicos de insomnio se encuentren medicadas en forma errónea.

 

 

Contáctenos - Sitios de Salud - Sitios Educativos - Enlaces de Interés
 © COPYRIGHT 2006 :: eps-salud :: Todos los derechos reservados